06 de febrero de 2023

Javier Menéndez Ros

Javier Menéndez Ros y Fadi Najjar, sacerdote greco-católico melquita de AlepoACN

Cristianos perseguidos

Ayuda a la Iglesia Necesitada recuerda la urgencia de sostener a 400.000 cristianos sirios

La fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada(ACN) ha presentado la campaña 'Guerra olvidada. Enciende tu luz por Siria' para visibilizar el drama de los cristianos sirios

La fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada(ACN) ha presentado la campaña 'Guerra olvidada. Enciende tu luz por Siria' con la finalidad de ayudar a los 400.000 cristianos «olvidados» que viven en Siria en situación de emergencia.
El director de ACN en España, Javier Menéndez Ros, ha recordado que las iglesias locales han solicitado ayuda de manera urgente ante la situación en la que se encuentra la población y el olvido de toda la comunidad internacional. «Estamos realizando una campaña muy fuerte para ayudar y para acordarnos que, además de la guerra de Ucrania, que también estamos ayudando, existen otros puntos en el planeta que merecen nuestra atención», ha señalado.
Por su parte, el padre Fadi Najjar, sacerdote greco-católico melquita de Alepo, que también ha participado en la presentación de la campaña en Madrid, ha afirmado los cristianos sirios tienen una gran fe y creen que tienen una gran misión como minoría, pero necesitan ayuda para continuar. «Si hay un solo cristiano en Siria, yo me quedo. Nos ha tocado a nosotros y no tenemos que huir, si Dios quiere vamos a seguir y seguir», ha añadido preguntado sobre si se ha planteado marcharse del país dadas las duras circunstancias.
Según datos facilitados por ACN, el 90% de la población siria vive por debajo del umbral de la pobreza, con un salario medio de 30 euros al mes y las familias están sobreviviendo gracias al apoyo de la Iglesia.
«De forma excepcional, cuando está en juego la supervivencia de los cristianos y las tierras de Oriente Medio, tenemos que dar un tipo de ayuda más básico y de emergencia», ha añadido Menéndez Ros.
Además, considera «muy graves» las consecuencias de los más de once años de guerra y del embargo, la destrucción de las infraestructuras, la hiperinflación de los precios, las sanciones internacionales y la guerra de Ucrania que está afectando a toda la región y en especial al abastecimiento de alimentos a Siria.
«Si la guerra de Ucrania nos afecta a los europeos, imaginaos a los países pobres a los que les faltan un montón de cosas básicas. Les está afectando de una manera importantísima», ha advertido.
ACN recuerda que antes del comienzo de la guerra en 2011 vivían en Siria 1,5 millones de cristianos. «Siria es un país prioritario porque queremos mantener la supervivencia de los cristianos y que no desaparezca el cristianismo», ha subrayado Menéndez Ros.
Siria es el cuarto país al que más ayuda destina ACN y desde el comienzo de la guerra se han financiado 1.237 proyectos, un 80 por ciento de emergencia. Entre ellos, destaca el proyecto 'Gota de Leche', en la ciudad de Alepo, gracias al cual 3.000 niños cristianos (de los 0 a los 10 años) reciben gratuitamente leche infantil cada mes.

«No quedarán cristianos»

«Tenemos que imaginar que la gente no puede comprar la leche ahora mismo porque es muy cara y la gente no tiene trabajo, y solo estamos hablando de 10 euros para la leche. Nosotros, los mayores, podemos vivir sin carne, pero los niños no pueden sin leche, por eso ha sido el proyecto más importante, porque estamos hablando de los niños en una situación complicada», ha explicado el sacerdote greco-católico.
Entre los proyectos de ACN para apoyar a la población cristiana en Siria destacan también los alquileres para las familias, electricidad y calefacción para los desplazados internos; asistencia sanitaria en Marmarita (donde se encuentra la mayor presencia cristiana del país);0 alimentos, bienes de primera necesidad, leche para los bebés y ropa de abrigo, especialmente para universitarios; o sostenimiento de sacerdotes y religiosas con más de 300.000 euros en 18 proyectos pastorales.
«Nosotros insistimos en que los jóvenes sigan sus estudios en nuestros colegios para seguir creyendo en el cristianismo. Siempre tenemos una oración por la mañana aunque también haya musulmanes. Necesitamos proyectos para los profesores, formación espiritual y profesional para que los niños sigan estudiando en nuestros colegios, si no, estamos hablando de cuatro, cinco o seis años y después, no quedará ningún cristiano», ha explicado el padre Fadi Najjar.
Comentarios
tracking