Fundado en 1910

29 de febrero de 2024

Entrada a los apartamentos turísticos del convento de Santa María de Jesús

Entrada a los apartamentos turísticos del convento de Santa María de JesúsAirbnb

Andalucía

Un convento de Sevilla se convierte en Airbnb: «La venta de dulces no basta para pagar gastos»

Las monjas afirman que aún no han obtenido beneficios porque todavía están pagando los muebles de los apartamentos turísticos

Las monjas de clausura del convento sevillano de Santa María de Jesús se han metido en el negocio de los apartamentos turísticos. Estas clarisas han habilitado cuatro viviendas en el convento, que data del siglo XVI, y las han puesto en alquiler en la conocida plataforma Airbnb. «La venta de dulces no basta para pagar gastos», explica la madre superiora, sor María Lucía, en declaraciones a El Debate.
Todo comenzó con el arreglo del techo de las viviendas que hoy promocionan como alojamientos turísticos. Estas viviendas se encuentran encima del obrador donde trabajan todos los días y existía el riesgo de que se vinieran abajo y se les cayeran encima. Ante esta situación, el entonces alcalde Juan Ignacio Zoido (PP) les dio una ayuda y pudieron arreglar el techo.
Estos apartamentos se encontraban abandonados tras la muerte de una de las monjas, y ya arreglados, las hermanas decidieron sacarles provecho. «Como toda persona humana tenemos nuestras necesidades, los mismos gastos», señala sor María Lucía. Comen, tienen que vestirse, pagan luz, agua, el mantenimiento del convento… y además una cuota de autónomos para vender sus dulces.

La lavandería no rendía porque teníamos máquinas de segunda mano y constantemente se estropeaban

Para cubrir todos sus gastos «había que pensar algo más», aparte de la venta de dulces. Las clarisas del convento de Santa María de Jesús probaron con una lavandería. Sin embargo, «no rendía porque teníamos máquinas de segunda mano y constantemente se estropeaban. No sacábamos para repararlas», afirma la madre superiora. También probaron con la encuadernación, pero «eso no da dinero», asegura.
Así pues, un buen día se les ocurrió la idea de poner en alquiler los apartamentos que tenían abandonados y eligieron Airbnb para hacerlo. Llevan poco más de cuatro meses en el negocio y todavía no les ha dado tiempo de obtener beneficios. «Todavía se están dando a conocer», dice sor María Lucía, que detalla que están pagando «a plazos» los muebles que han puesto en los pisos.
Llegaron, además, a un acuerdo con la empresa que se encargó de comprar los muebles porque no tenían dinero suficiente después de las obras por el cual se queda con los alquileres hasta que las monjas salden la deuda, de modo que la idea de los apartamentos turísticos aún no les ha dado rédito económico, que calculan obtener pasado el año con el actual ritmo de clientes.

«Paz en pleno corazón de Sevilla»

Las monjas ofrecen «paz en pleno corazón de Sevilla», según reza en el anuncio de los pisos. «Un gran patio privado te permitirá disfrutar del cielo de Sevilla. Ubicación, luz y tranquilidad definen este precioso apartamento, completamente equipado con todo detalle (cafetera, exprimidor de naranjas, calentador de agua para infusiones, TV HD, lavavajillas…). Cocina y baño reformado en octubre 2023. Es perfecto para descansar después de un día de actividad y diversión», añaden los anunciantes.
Los viajeros, algunos llegados incluso desde Canadá, destacan su limpieza, comunicación y ubicación, así como el trato personal del encargado de los apartamentos, Luis Bidón, una de las personas que animó a las clarisas a promocionar su convento en Airbnb. El Arzobispado también las apoya ante la falta de vocaciones y el envejecimiento de sus comunidades.
Comentarios
tracking