07 de diciembre de 2022

SimonGaine

Simon Gaine

Santo Tomás vuelve a estar de moda, también en China

En algunos cursos en mandarín se conectan más de 1.000 personas, mientras el Papa avisa del riesgo de «instrumentalizar al maestro» de la Filosofía

Cerca de 400 expertos de todo el mundo se han congregado en Roma este mes de septiembre para analizar los recursos de la tradición tomista para el mundo contemporáneo. Todo un éxito de participación en un revival de los estudios sobre Santo Tomás, especialmente en países anglosajones, pero también en China.
El director del Angelicum Thomistic Institute, Simon Francis Gaine, asegura que «los años de pandemia nos han movido a desarrollar actividades online, y a llegar a más gente que nunca. A finales de 2021 ya teníamos cursos en inglés, francés, español, mandarín, cantonés, italiano, alemán y sueco». Este profesor de Antropología asegura que «hay un constante flujo de congresos, conferencias, seminarios y distintas actividades sobre Santo Tomás en todo el mundo».
Para quien ha trabajado en la filosofía del gran santo dominico, el haber tenido algunas sesiones en mandarín con cerca de mil personas conectadas es un motivo de satisfacción. Es algo que ha sucedido durante la pandemia y demuestra el gran interés por profundizar en la filosofía y teología tomistas entre los cristianos chinos, católicos y protestantes. «El interés en Santo Tomás es un fenómeno global», afirma Gaine.
Entre las próximas actividades, además de un curso en Hong Kong, Gaine menciona un congreso que tendrán en el próximo mes de enero en Nigeria con el título de «Santo Tomás de Aquino, pensador medieval en la aldea global del siglo XXI». Contará con ponentes de África y de fuera del continente.

No oponer Fe y Razón

¿Y por qué el interés de las nuevas generaciones en Santo Tomás? A juicio del director del Angelicum Thomistic Institut, «nos encontramos ante uno de los mayores pensadores de la historia de la cristiandad y tiene un atractivo permanente en la forma en que combina la fe y la razón humana». A partir de ahí, hay algo que no pasa de moda y es «la forma en que presenta razonamientos claros y la búsqueda de la verdad ante todo».
La relación entre la Religión y la Ciencia es uno de los argumentos que, según Simon Gaine, más atraen a las nuevas generaciones. Y sobre todo el hecho de que «la Fe y la Razón no pueden ser contradictorias», un planteamiento que se opone a la percepción popular de que son campos opuestos. Y es que «con la ayuda de Santo Tomás logramos descubrir cómo la verdadera Fe y la verdadera Razón nunca se oponen, sino que se refuerzan y se ayudan entre ellas. Es algo que sigue siendo muy actual».

No usar al maestro para justificar lo que yo pienso, sino poner lo que yo pienso a la luz del maestroPapa Francisco

Las cinco vías de conocimiento de Dios «aún suscitan un gran interés y debate entre los jóvenes, pero los estudios y el interés de los jóvenes se centran más en la filosofía y teología de Aquino en una perspectiva más amplia», asegura Gaine. Entre los aspectos que, a su juicio, son más reconocidos hoy día está «la relación entre la moral y la felicidad», que sigue dando origen a estudios y desarrollo filosófico.
«Entender y razonar nuestra fe es fundamental en el mundo de hoy y es algo que la tradición tomística puede ofrecer, unida a una espiritualidad y una búsqueda de la verdad de Dios», asegura el director del Instituto Tomístico.
Simon Gaine junto a Antonio Olivié

Simon Gaine, junto a Antonio Olivié

No «instrumentalizar» al maestro

El Papa Francisco ha recibido a los participantes en este congreso en Roma y les ha advertido sobre «el riesgo de instrumentalizar al maestro, para decir cosas que a mí me parecen y es algo que ha sucedido con el tomismo». En su opinión, para aprovechar realmente al maestro «el primer paso es la contemplación, para poder acceder a ese pensamiento magistral. El segundo, con humildad, es la explicación. Y al final, con atención, la interpretación, pero con mucha cautela». En definitiva, se trata de «nunca usar al maestro para justificar lo que yo pienso, sino poner lo que yo pienso a la luz del maestro».
La piedra de toque para saber si estamos instrumentalizando al maestro o no es esa contemplación espiritual, según el Papa Francisco. A su juicio, «cuando reduzco la figura de un maestro a la figura de un pensador, arruino su filosofía, le quito la fuerza, le quito la vida». Por eso ha hecho un llamamiento a los expertos a defender a Santo Tomás de un reduccionismo intelectual «que termina encerrando en prisión la grandeza de su pensamiento magistral».
Comentarios
tracking