Fundado en 1910

15 de abril de 2024

Interior de una logia masónica

Interior de una logia masónica

El Vaticano vuelve a recordar que la Iglesia y masonería son incompatibles: «Es una herejía»

«Los fieles que se adhieren a logias se encuentran en estado de pecado grave y no pueden, en ningún caso, acceder a la Comunión», afirma el presidente de la Pontificia Academia de Teología

El Vaticano ha vuelto a recordar que la Iglesia y la masonería son «profundamente incompatibles». Así lo ha dicho el presidente de la Pontificia Academia de Teología, en una entrevista concedida a los medios vaticanos. Antonio Staglianò ha reiterado en esta conversación las principales razones del antagonismo entre la fe católica y el pensamiento masónico: «Nuestra idea de Dios no está dictada por la razón humana, sino por la Revelación. También diferimos sobre el significado profundo de la fraternidad y la caridad».
El presidente de la Academia de Teología ha calificado la masonería como una «herejía» alineada con el arrianismo. «Al fin y al cabo –afirma– fue precisamente Arrio quien imaginó que Jesús era un Gran Arquitecto del Universo (como la masonería considera al Ser Supremo) negando la divinidad de Cristo. Por eso, el Concilio de Nicea, del que pronto celebraremos los 1.700 años, afirma con fuerza la verdad sobre Jesús, que es engendrado y no creado, Dios de Dios, Luz de Luz, Dios Verdadero de Dios Verdadero».
Esa idea del arquitecto del universo defendida por la masonería es incompatible con la idea católica de Dios. «Es fruto del razonamiento humano que trata de imaginar un dios, mientras que el Dios de los católicos es fruto de la misma Revelación de Dios en Cristo Jesús. En esencia, es fruto de un acontecimiento histórico en el que Dios se hizo carne, se acercó a los hombres, habló a todos los seres humanos y los destinó a su salvación», explica Staglianò.
El mismo razonamiento – añade el prelado – se puede aplicar a la caridad cristiana que «no tiene nada que ver con la filantropía masónica. La caridad cristiana corresponde al acontecimiento histórico de un Dios que murió y resucitó por nosotros y pide a sus hijos que no sean meramente filantrópicos, sino que sean, finalmente, crucificados por amor».
El presidente de la Pontificia Academia de Teología señala que otro punto importante de distancia es el esoterismo. «Incluso en el catolicismo, se habla de Misterio, pero los Evangelios nos dicen que el Misterio escondido a lo largo de los siglos no deja de ser Misterio, sino que deja de estar escondido. Porque el Misterio escondido a lo largo de los siglos ha sido revelado».
Comentarios
tracking