04 de diciembre de 2022

Lava comestible

Lava comestible@mdo_paz

Lava comestible del volcán de La Palma: así es el dulce que ayuda a los damnificados

Los mercados de la Confederación de Mercados Tradicionales de Abastos de España son los encargados de vender el producto a 2,50 euros

Hace más de un año que el volcán de La Palma entró en erupción, y, ante la carencia de apoyo, dado que el Gobierno no ha proporcionado los paquetes de ayudas que prometió, diversos empresarios son los encargados de ayudar a los afectados. Es el caso de uno de los pasteleros españoles más reconocidos: Christian Escribá, que ha creado lava comestible para que los curiosos y los que quieran ayudar la puedan comprar en sus puestos.
Mercados como el de La Paz, Chamartín y de Las Águilas, en Madrid; el de La Boqueria la Marina y de Sants, en Barcelona; el de la Ribera, en Bilbao, o el de Triana, en Sevilla, son algunos de los 22 que forman parte de la Confederación de Mercados Tradicionales de Abastos de España donde se puede comprar esta lava solidaria con sabor a plátano que se vende por un precio simbólico de 2,50 euros.
Escribá es hijo y nieto de reposteros y representa la cuarta generación de una prestigiosa saga de pasteleros catalanes. El pastelero trabaja en la Pastissería Escribá, un local fundado en 1906 que ha creado desde entonces dulces y postres innovadores y únicos en el mundo.

La lava solidaria comestible está hecha de azúcar, albúmina de huevo, colorante y aroma. El pastelero las crea a partir de carbón de azúcar y con un sabor a plátano en homenaje a uno de los alimentos más importantes de las Islas Canarias.
La elaboración comienza, según ha detallado el repostero, con un jarabe a 128 grados, al que se añade una disolución de azúcar, clara de huevo y colorante negro. Esta mezcla provoca una erupción que, más adelante y tras treinta minutos de reposo, se solidifica en unas deliciosas rocas comestibles.
Comentarios
tracking