Fundado en 1910

18 de mayo de 2024

Un oso pardo en un bosque

Un oso pardo en un bosqueGTRES

Una mujer se enfrenta a un año y tres meses de cárcel por tratar de vender garras de oso pardo en Asturias

La acusada carecía de permiso o autorización administrativa que justificara el origen legal de dichas especies o le permitiera comerciar con ellas

La Fiscalía del Principado de Asturias ha solicitado la condena a un año y tres meses de cárcel para una mujer de nacionalidad rusa acusada de vender online ocho garras de oso pardo, además de tener expuestos cráneos de especies protegidas en Llanes. La vista oral está señalada este miércoles, 21 de febrero, en el Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo, a las 12.00 horas.
El Ministerio Fiscal sostiene en nota de prensa que, en fechas próximas al 13 de noviembre de 2019, la acusada ofreció en venta a través de distintos anuncios online, ocho garras de oso pardo que conservaba expuestas en una academia de pintura de Llanes.
A las 12.15 horas del día 22 de noviembre, la Guardia Civil intervino ocho garras de oso pardo, un cráneo de cercopiteco, un cráneo de ratonero común y un cráneo de buitre leonado objetos que la acusada tenía expuestos en el establecimiento.
Según la legalidad vigente estas especies están incluidas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) y por tanto está prohibida la compra, la oferta de compra, la adquisición y la exposición al público con fines comerciales, así como la utilización con fines lucrativos y la venta, la puesta en venta, el transporte o la tenencia para su venta.
Además, el ratonero común y el buitre leonado están incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre), por lo que está prohibida la posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos o de sus restos, incluyendo el comercio exterior.
La acusada carecía de permiso o autorización administrativa que justificara el origen legal de dichas especies o le permitiera comerciar con ellas. La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito contra la fauna.
Comentarios
tracking