24 de enero de 2022

La ropa de segunda mano tiene un negocio interesante en internet

La ropa de segunda mano tiene un negocio interesante en internetFP

Oportunidades

Cinco consejos para vender ropa en internet

Aumentan las aplicaciones para vender prendas usadas, pero hay algunas que tienen mejor mercado que otras
La ropa usada o de segunda mano tiene un amplio mercado. Hay muchos motivos, pero los más importantes es la capacidad de conseguir prendas en buen estado a un precio asequible y la conciencia por el consumo responsable.
La demanda es exigente y los compradores no quieren cualquier producto ni en cualquier estado. Hay prendas y complementos que tienen mejor salida en aplicaciones como Vinted o Wallapop. Y hay países como Italia o Francia que se suman a la compraventa de ropa de segunda mano.
Estos consejos sirven para que la venta de prendas o complementos se active lo antes posible.

Ropa de marca

No hay que vender Gucci o Louis Vuitton, aunque la ropa de esas marcas o sus complementos siempre se venden bien por su calidad y prestigio. Pero la ropa de marcas reconocidas por los buenos materiales o por su diseño siempre tendrán mejor salida y los compradores se animarán.
Una cazadora de The North Face es más interesante que una de temporada de H&M, por ejemplo. Una camisa de Tommy Hilfiger siempre será más cotizada que una de Sfera en el mercado de la segunda mano.

Precios lógicos

Aunque la ropa que se quiera vender sea de firma, nunca se va a ganar más dinero que lo que se pagó por ella. El propio mercado regula estas prácticas porque la gente conoce bien los detalles de lo que quiere adquirir.
Hay que tener en cuenta los años que tiene la prenda o el complemento y el uso que se ha dado. Si tiene marcas de desgaste o se encuentra en perfecto estado.
No se trata de ganar mucho dinero, es mejor pensar en sacar algo por desprenderse de un abrigo o un pantalón que ya está amortizado.

Imágenes

Es importante que las fotos que se suban a las aplicaciones sean de calidad y tengan buen encuadre. Que no muestren elementos que distraigan al futuro comprador.
También hay que fotografiar detalles concretos que puedan dar pistas y mejorar las opciones. Cuellos, puños o suelas son algo muy demandado para tomar la decisión final.

Comunicación

Cuando se abre un perfil en las aplicaciones de compra y venta de ropa hay que tomárselo como un negocio al que hay que atender con cierta frecuencia. Las notificaciones que llegan al móvil son de clientes interesados. Si no se les da una respuesta rápida seguirán valorando otras opciones y se perderá la venta.
Es importante facilitar las cosas. Quedar con el comprador o permitir los envíos por mensajería, incluso al extranjero. Las aplicaciones suelen cobrar una comisión al que compra por cerrar la adquisición en la misma app a cambio de asegurar el pago por si hay problemas con el envío. Quizá sea importante valorar si se puede rebajar el precio para vender la prenda y desahogar el precio final al interesado.

Votaciones

Una vez que se termina una transacción hay que calificar al comprador y al vendedor. No hay que dejar esta opción para más adelante porque se pueden olvidar momentos clave del negocio y el comentario no será preciso. Se deben dar detalles como la comunicación, el estado del producto o el modo de envío. Todo esto ayuda a crear una comunidad más segura.

Pago

Un consejo extra: hay veces que se puede negociar el pago de manera externa a la aplicación. Para que sea fiable hay que revisar las votaciones del vendedor. Si tiene un amplio historial positivo y muchos años de experiencia se puede confiar en pagar por transferencia o Bizum por adelantado. 
Comprar y vender ropa en internet es lo más parecido a tener un negocio. De todas formas, si las prendas no tienen salida hay otras aplicaciones como MyClotet que pueden descargar el armario y hacen una tasación del conjunto de ropa y complementos tanto para cobrarlo como para donar la cantidad a una ONG. Otra opción es llevar esa ropa en buen estado a las iglesias o servicios sociales. No supone una remuneración económica, pero sí tendrán una segunda vida en manos de quienes más lo necesitan. 
tracking