28 de noviembre de 2022

Imagen de la cola de escombros que deja el asteroide Dimorphos tras el impacto de DART

Imagen de la cola de escombros que deja el asteroide Dimorphos tras el impacto de DARTNSF/Noirlab

Espacio

La sonda que chocó contra un asteroide dejó un rastro de 10.000 kilómetros de escombros espaciales

El impacto ocurrido el pasado 26 de septiembre ha dejado una cola de escombros, polvo y otros materiales que se extiende a la distancia equivalente entre Los Ángeles y Mallorca

El impacto de la sonda DART de la NASA contra el asteroide Dimorphos, ocurrido el pasado 26 de septiembre, ha dejado una cola de escombros, polvo y otros materiales que ya se extiende a lo largo de 10.000 kilómetros (aproximadamente la distancia entre Mallorca y Los Ángeles), según observaciones realizadas por un laboratorio de la National Science Foundation de Arizona.
El 'avistamiento' fue efectuado por los astrónomos Matthew Knight, del Laboratorio de Investigación Naval de EE.UU.; y Teddy Kareta, del Observatorio Lowell, quienes constataron la estela mediante el Telescopio de Investigación de Astrofísica del Sur (SOAR), ubicado en Chile.
En la imagen compartida por el equipo, puede verse la eyección tras haber sido empujada por la presión de la radiación solar. La estela se extiende desde el centro hasta el borde derecho del campo de visión, que en SOAR es de aproximadamente 3,1 minutos de arco utilizando el espectrógrafo de alto rendimiento Goodman. Traducido en distancia, esto equivaldría a un mínimo de 10.000 kilómetros desde el punto de impacto.
«Es sorprendente la claridad con la que pudimos capturar la estructura y el alcance de las secuelas en los días posteriores al impacto», dijo Kareta en un comunicado. «Ahora comienza la siguiente fase de trabajo para el equipo de DART a medida que analizan sus datos y las observaciones de nuestro equipo y otros observadores de todo el mundo que compartieron el estudio de este emocionante evento», apuntó, por su parte, Knight. «Planeamos usar SOAR para monitorear la eyección en las próximas semanas y meses. La combinación de SOAR y AEON (la Red de Observatorios de Eventos Astronómicos) es justo lo que necesitamos para un seguimiento eficiente de eventos en evolución como este».
Estas observaciones permitirán a los científicos adquirir conocimientos sobre la naturaleza de la superficie de Dimorphos, cuánto material fue expulsado por la colisión, a qué velocidad fue expulsado y la distribución de tamaños de partículas en la nube de polvo en expansión; por ejemplo, si el impacto hizo que la pequeña luna arrojara grandes trozos de material o, en su mayoría, polvo fino.
En conjunto, esta información ayudará a los científicos a proteger la Tierra y sus habitantes al comprender mejor la cantidad y la naturaleza de la eyección resultante de un impacto, y cómo eso podría modificar la órbita de un asteroide.

Temas

Comentarios
tracking