Fundado en 1910

22 de febrero de 2024

Frank Cuesta muestra a un ejemplar de equidna

Frank Cuesta muestra a un ejemplar de equidna

Frank Cuesta recibe al «animal más raro del mundo» en su santuario

El extenista español ha acogido en el Santuario Libertad que dirige a las afueras de Bangkok, en Tailandia, a uno de los animales más curiosos desde el punto de vista evolutivo

Frank Cuesta se ha convertido en un personaje tan querido como odiado en las redes sociales. Sus recientes opiniones acerca de determinados temas le han granjeado la enemistad de muchos, pero también la simpatía de otros tantos. Pero lo que nadie puede negar es su pasión por el mundo animal y su completa dedicación a cuidarlo. Desde el Santuario Libertad que dirige a las afuera de Bangkok, en Tailandia, el extenista español de 52 años dedica su vida a acoger, cuidar, curar y proteger todo tipo de especies. Este domingo, ha anunciado, mediante un vídeo publicado en su cuenta de Youtube, el nuevo huésped al que ha presentado como «el animal más raro del mundo». Se trata de un equidna, un animal australiano al que el divulgador español se ha referido como «un marciano».
El divulgador ha descrito al animal como «una rareza biológica» ya ha confesado –a la vez que hacía partícipe a su público del dolor de la mano por una reciente picadura de serpiente– que podría ser la «incautación más espectacular que se ha hecho delante de mí en toda la vida». Tras presentar a su nuevo amigo, Cuesta ha descrito las características que convierten al equidna en una especie sorprendente: «Es un animal rarísimo, las patas de atrás las tiene al revés. Es como un puercoespín. Tiene la nariz como un oso hormiguero. Y no me puede hacer nada –dice mientras toca al animal– porque no tiene dientes».
Para recibir al equidna, Frank Cuesta le tiene preparado un manjar: gusanos. Aunque el animal no parece hacer mucho caso al banquete. Mientras trata de que el equidna no se escape, Cuesta explica las características que convierten a este «bichete» en una especie increíble: «Es un puercoespín con nariz de oso hormiguero que come termitas, hormigas y otros insectos. Y tiene unas características especialísimas. Se trata de un animal monotrema. Obviamente es un mamífero pero es un mamífero muy raro porque pone huevos. La evolución de los reptiles a los mamíferos está plasmada en este animal –el equidna– y en el ornitorrinco».
A diferencia del ornitorrinco, que es acuático, el equidna es terrestre. Cuesta explica que en origen fue acuático pero evolucionó hasta convertirse en terrestre. Y otra de las características que lo convierten en una especie única, o casi única, es que a pesar de ser un mamífero que pone huevos, cuando sus crías nacen los amamanta. «Él y el ornitorrinco son los únicos animales monotremas que existen en el mundo».
Comentarios
tracking