Fundado en 1910

24 de febrero de 2024

La New York Public Library, la biblioteca pública de la ciudad de Nueva York

La New York Public Library, la biblioteca pública de la ciudad de Nueva York

Vuelven los libros prohibidos: crecen las listas de censura en bibliotecas y colegios de Estados Unidos

Temáticas como el sexo y la raza generan controversia, y ya se han retirado obras de autores como Toni Morrison y Alison Bechdel

No es una película de ciencia ficción, ni una novela distópica. Tampoco es un nuevo capítulo de la serie Black Mirror. Una oleada de prohibiciones de libros asola Estados Unidos y amenaza con extender sus tentáculos hasta Europa.
La American Library Association (la asociación de bibliotecas estadounidenses, que es además la mayor y más antigua del mundo) redacta cada año un informe anual que monitoriza los esfuerzos de diferentes grupos políticos y de presión por prohibir libros en bibliotecas y colegios de todo el país. Y por lo visto, este año han saltado todas las alarmas.
Así lo asegura Deborah Caldwell-Stone, directora de esta asociación sin ánimo de lucro, que lleva trabajando más de 20 años en la redacción de estos informes y que ha detectado un esfuerzo en auge por retirar libros, especialmente aquellos que hablan de diversidad racial.
Aunque en la actualidad el caldo cultural invita a tener en cuenta a las minorías, hay ciertos grupos de presión que muestran su desacuerdo con esta tendencia. «Lo que estamos observando ahora es un volumen sin precedentes de informes de censura que parecen estar relacionados con una campaña organizada para eliminar ciertos libros», explica Caldwell-Stone. «Antes se recibían uno o dos informes a la semana y ahora estamos recibiendo varios al día», explica alarmada.
Aunque el informe anual de 2021 todavía no se ha publicado, en 2020 llegaron a señalarse 273 libros como «dignos de censurarse», y este año se espera que ese número vaya en aumento. El aumento se produce en un momento en que la controversia sobre el concepto de raza en la educación cobra fuerza, ya que los estados de todo el país cuestionan la educación sobre el racismo y la discriminación a través de medidas legislativas.

Toni Morrison y Alison Bechdel, entre los libros retirados

En el estado de Pensilvania, al noreste de Estados Unidos, se ha prohibido una larga lista de libros que tratan sobre la comunidad negra. ¿Los autores? Nombres de recorrido como Jacqueline Woodson, Ijeoma Oluo e Ibram X Kendi. La prohibición, que fue implantada en octubre de 2020, ha levantado ampollas durante más de un año. Y es que el veto alcanzaba también a títulos como la autobiografía de Malala Yousafzai y libros infantiles sobre Rosa Parks y Martin Luther King Jr, así como artículos y vídeos, incluido un documental sobre la escritura de James Baldwin
Por otro lado, en el estado de Kansas, situado en el centro geográfico del país, se ha retirado de bibliotecas y librerías Fun Home: Una tragicomedia familiar, un libro de memorias basado en las experiencias de su autora, Alison Bechdel. Seleccionado como uno de los cien mejores libros del año por The New York Times, es una novela gráfica en la que, a través de una narrativa visual, que es a la vez cómica y desoladora, nos acercamos a los complejos de Alison, que lucha en soledad por encontrar su lugar. Sin embargo, las inclinaciones homosexuales de su padre han puesto el libro en el foco de los censores.
El libro 'Fun home: Una familia tragicómica', de Alison Bechdel

El libro 'Fun home: Una familia tragicómica', de Alison Bechdel

En Utah, el libro de Toni Morrison Ojos Azules fue retirado de las bibliotecas escolares por contener «contenido explícito». Con la misma justificación, otro título del autor ganador del premio Nobel, Beloved, fue retirado en Virginia. Ambas historias abordan temas relacionados con la esclavitud y la comunidad negra en Estados Unidos. También en Virginia los padres de un colegio de Spotsylvania llegaron a pedir que se quemaran «los libros ofensivos», entendiendo por tales aquellos libros que tratan «la pornografía gay». Finalmente, se retiraron todos los libros «sexualmente explícitos» de las bibliotecas del distrito.
Según Caldwell-Stone, las principales organizaciones de base detrás de este movimiento son Heritage Action, Heritage Foundation y Family Policy Alliance. «Que estas organizaciones inciten a los padres a desafiar la educación que reciben en el colegio supone un desafío a nuestros valores democráticos de libertad de expresión, libertad de pensamiento y libertad de creencias», continúa la presidenta de la American Library Association.

¿Un discurso único?

Sin embargo, muchas voces se alzan también a favor de una revisión de los títulos que se recomiendan a nivel escolar. La página web nolefttun.us se encarga de recoger aquellos libros que, en su opinión, deben ser prohibidos o ante los que se debe estar vigilante. «Estos son los libros empleados para difundir ideologías radicales y racistas a los estudiantes. Degradan nuestra nación y a sus héroes, revisan nuestra historia y nos dividen como pueblo con el fin de adoctrinar a los niños en una ideología peligrosa», explican junto a una lista de libros divididos en tres categorías: teoría crítica sobre la raza, anti-Policía y educación sexual integral.
Bajo el lema de 'Educación, no adoctrinamiento' y basándose en el Departamento de Educación de Estados Unidos, que defiende que los padres tienen el derecho y la responsabilidad primaria de la educación de sus hijos y que los colegios y otras instituciones deben apoyar ese derecho, No Left Turn in Education busca «contrarrestar las enseñanzas radicales motivadas por la agenda política»: «Lamentablemente, con demasiada frecuencia palabras como diversidad, equidad, inclusión, justicia social, racismo sistémico, educación en derechos humanos y educación en salud ocultan una ideología totalitaria agresiva y radical», exponen en su manifiesto.
Algunos de los libros peligrosos según la web No Left Turn

Algunos de los libros peligrosos según la web No Left TurnMaría Serrano

Kwame Alexander es otro de los autores que ha visto su obra censurada. «Cuando se habla de representación, se habla de crear un espacio para la literatura en la vida de un niño que incluya el tipo de mundo que decimos que queremos para ellos: un mundo amable, compasivo y empático», explica el autor en una entrevista con Abc News.  

Una ley contra la 'teoría racial crítica'

La mayoría de las voces se alzan contra la Critical Race Theory, una nueva asignatura que se encuentra, de manera no oficial, dentro del programa escolar público de Estados Unidos. La 'teoría crítica de la raza' es un concepto académico que analiza cómo el racismo afecta o impulsa las leyes en el país, y se ha convertido en el objetivo de los legisladores republicanos en los estados de todo el país. Al menos 29 estados han introducido o implementado proyectos de ley que pretenden poner limitaciones a las lecciones sobre raza y desigualdad que se imparten en las escuelas estadounidenses.
Mientras algunos profesores protestan contra los proyectos de ley que atacan la teoría racial crítica, sus defensores afirman que algunas lecciones culpan a los niños de acciones de generaciones pasadas o les hacen sentirse culpables por ser blancos. «Podemos y debemos enseñar esta historia sin etiquetar a un niño pequeño como opresor o exigirle que se sienta culpable o avergonzado por su raza o sexo», declaró a este respecto el gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, cuando firmó un proyecto de ley en su propio estado en mayo. «Me niego a tolerar lo contrario en una época en la que ya estamos tan polarizados».
Así, los legisladores de varios estados pretenden prohibir a los educadores que enseñen ideas como que «un individuo, en virtud de su raza o sexo, es intrínsecamente privilegiado, racista, sexista u opresor, ya sea consciente o inconscientemente» y que «este estado o Estados Unidos es fundamental o irremediablemente racista o sexista». 
Comentarios
tracking