08 de diciembre de 2022

Un autorretrato de Rembrandt viaja de Nueva York a Europa después de un siglo

Un autorretrato de Rembrandt viaja de Nueva York a Europa después de un siglo

Un autorretrato de Rembrandt viaja de Nueva York a Europa después de un siglo

De los doce cuadros que viajan, la pieza reina es el aclamado Autorretrato de Rembrandt, una pintura que es visiblemente de una calidad excepcional

Un autorretrato de Rembrandt de 1658 y «El soldado y la chica que ríe», de Johannes Vermeer, son dos de las diez obras maestras que han viajado desde la Quinta Avenida de Nueva York hasta el Mauritshuis de La Haya por primera vez en más de un siglo para una exposición que culmina la celebración del bicentenario del museo neerlandés.
«Rembrandt se presenta a sí mismo casi como un rey. Es más grande que un autorretrato en tamaño real. Me encanta. Es también muy conocido, y la última vez que se vio en Europa fue en el siglo XIX, en 1899, en una exposición en la Royal Academy de Londres. No creo que nadie con vida haya visto esa exhibición», dice el conservador del Mauritshuis, Quentin Buvelot.
Nueve de las piezas elegidas no se han mostrado en Europa desde que fueran enviados a Estados Unidos hace más de un siglo, entre las que está «El soldado y la chica que ríe» (1657), de Johannes Vermeer; y «Retrato de un hombre» (1660), de Fran Hals.
Para Buvelot, este préstamo “es una especie de regalo de cumpleaños" porque la pinacoteca neerlandesa cumple dos siglos de vida y, además, al igual que la Colección Frick, el Mauritshuis también se construyó en lo que originalmente era una propiedad residencial, la casa de Johan Maurits, gobernador del Brasil neerlandés del siglo XVII, una figura polémica por su papel vital para el comercio transatlántico de esclavos.
Comentarios
tracking