07 de agosto de 2022

Homo curans de Agustín Domingo Moratalla

Portada de «Homo curans. El coraje de cuidar» de Agustín Domingo MoratallaEncuentro

'Homo curans': por un cuidado responsable de uno mismo, de los otros y de nuestro entorno

Un libro para adentrarse reflexivamente en la actividad del cuidado desde un punto de vista personal, político y ético. En definitiva, un cuidado integral de la persona y la comunidad para preservar el bien común y la justicia

El tiempo de pandemia ha estado acompañado de palabras frecuentes; una de ellas ha sido «cuidado». Se ha hablado mucho de cuidado, pero también se ha dado una reflexión sobre esta actividad y su sentido. Esperemos no correr el riesgo de que, con esta bella palabra, que apunta a un rasgo esencial del hombre, ocurra lo que Manuel Machado decía del alma en uno de sus poemas: «Alma, palabra gastada». Sí, las palabras se pueden gastar por un mal uso y por un abuso. La obra de Moratalla, de gran intensidad en cada una de sus páginas, nos previene de este riesgo: pensemos el cuidado para generar un cuidado responsable.
Si me pidieran una razón para seleccionar, entre los distintos ensayos actuales, la obra de Agustín Domingo Moratalla, lo haría parafraseando a Bernardo de Chartres quien dijo, aludiendo al trabajo intelectual, que podemos ver mejor y más lejos si somos aupados a hombros de gigantes. En distintas obras nuestro autor se refiere a las tradiciones de pensamiento desde las que repensar nuestro presente y, sin duda, innovar.

Cada párrafo de Homo curans es una incitación al compromiso ético y político con el otro y con el entorno

Paul Ricoeur es uno de esos gigantes del pensamiento desde el que Moratalla está divisando el horizonte de un cuidado cordial a la altura de un teconlógico siglo XXI. También, la tradición del personalismo comunitario, con Emmanuel Mounier a la cabeza, al que nuestro autor estudió de forma profusa desde sus primeras tareas intelectuales. Efectivamente, no se trata de un tema nuevo en su trayectoria, por eso esta obra es una reflexión madura sobre un arte del cuidado que no se circunscribe únicamente al campo del cuidado de la salud; en palabras del autor: el título del presente libro amplía el significado del cuidado médico en su sentido más humanista y recupera esta dimensión personal, de valentía firme y aristocrática del cuidado. Cada párrafo de Homo curans es una incitación al compromiso ético y político con el otro y con el entorno. El «cuidado de sí» desligado del cuidado de una sociedad justa o del cuidado del medio nos lleva a una versión muy pobre del cuidado. Por eso se nos describe en cada página el sentido de un cuidado complejo, es decir, integral y generativo.
La amistad cívica es posible y forma parte de la cultura del cuidado que atraviesa cada página de esta obra. El lector encontrará claves para personalizar el cuidado en esta era digital que nos obliga a repensar los valores de una tradición desde un nuevo contexto. Si tenemos una naturaleza empática, se pregunta Moratalla ¿por qué no tomamos más en serio el altruismo la caridad y el cuidado de los otros? Sin duda, la reflexión sobre el cuidado es, al mismo tiempo, una mirada penetrante a la vulnerabilidad constitutiva del ser humano que nos hace dependientes unos de otros recordándonos la importancia del valor de la ayuda mutua.
Desde las fuentes intelectuales de las que parte Moratalla, redescubrimos que, frente al paradigma de la independencia, propio de modelos individualistas, se puede apostar por una autonomía relacional. El olvido del otro es un indicativo de ciertas éticas del cuidado que han descuidado la donación como dimensión propia de la persona. La solidaridad social y el cuidado son expresiones de un ser personal que, como nos ha transmitido la filosofía personalista, es, a la par, recepción y donación. Así lo describió en algunas de sus obras más insignes, Pedro Laín, otro gigante del pensamiento contemporáneo al que Moratalla ha prestado su justa atención en algunas de sus obras.
La era digital tiene sus riesgos, como toda época, pero también esconde muchas posibilidades para construir una ciudadanía digital activa y responsable. No perdamos la ocasión de dialogar este verano con Agustín Domingo leyendo Homo curans. No nos dejará indiferentes y nos aportará claves para pensar la educación de las nuevas generaciones cuidando de unos valores y fomentando virtudes, como la virtud del cuidar. De esta forma podremos transitar de la sociedad del bienestar a la sociedad de los cuidados. Sí, debemos estar preparados para este nuevo paradigma, en el que ya nos encontramos, y que nos exige una mayoría de edad en la actividad de cuidarnos, cuidar al otro y cuidar el hogar común desde la virtud de la justicia.
Homo curans de Agustín Domingo Moratalla

Encuentro / 194 págs.

Homo curans

Agustín Domingo Moratalla

Comentarios
tracking