Fundado en 1910

17 de abril de 2024

El cantante Juan Peña

El cantante Juan Peña

Fiesta de la Resurrección

Juan Peña: «Para mí la Semana de pasión es la semana más grande que existe»

El cantante jerezano, a punto de estrenar nuevo tema, regresa al multitudinario concierto madrileño el próximo sábado 6 de abril en la Plaza de Cibeles para celebrar la Resurrección de Jesucristo

Juan Peña dice que nunca deja tirado a nadie. A juzgar por la cantidad de sus amigos tiene que ser una verdad como un templo. En mayo estrena canción. Una canción sobre la amistad en la que, por supuesto, salen sus amigos. No tiene reparos en decir que su fama y reconocimiento proviene en gran medida de esos amigos, muchos de ellos importantes empresarios, gente «de apellido», artistas mundiales y deportistas de élite. Es el «cantante de los famosos», como siempre le han llamado, pero hay truco, como en todo apodo. Es la parte por el todo. A Juan Peña le gusta cantar igual delante de un multimillonario que delante de una anónima pareja de novios. El próximo sábado 6 de abril actuará, por segundo año consecutivo, ante más de 60.000 personas previstas en la Fiesta de la Resurrección en la Plaza de Cibeles de Madrid.
–Le han llamado diez millones de veces el «cantante de los famosos» Esto, ¿le molesta, le gusta o le da igual?
–Yo me considero cantante del pueblo porque vengo del pueblo y vengo de Jerez, de una familia normal, luchadora, trabajadora. Me siento muy orgulloso de lo que peldaño a peldaño he ido consiguiendo en estos 24 años de profesión gracias a mi sacrificio y mi trabajo. Siempre he estado en el mismo nivel, quiero decir, nunca he jugado en Champions, pero tampoco he estado nunca en Tercera Regional. Siempre me he mantenido y el mantenerse en esta profesión es lo más complicado. Le debo mucho a todo el mundo, a todo el mundo que me contrata o a aquellas personas que vienen a verme a un concierto de toda índole, de toda clase social, de toda religión o de toda cultura. Me considero una persona que le canto a todo el mundo. Cuando dicen el cantante de la jet set no debo de olvidar mi agradecimiento a todas esas personas a las que por su posición profesional o social les debo mucho. Para mí ha sido y es un honor cantar delante de Leonardo DiCaprio o de miembros de familias reales. Es un sueño cumplido, pero soy igual de feliz cantándole a una pareja de novios en un pueblo perdido de España. Me considero por eso cantante del pueblo. Soy amigo del mendigo y amigo del presidente de una multinacional.

Con Dukende en la segunda o tercera fiesta ya estábamos cantando delante del entonces Príncipe Felipe

–¿Cómo fueron los inicios en aquel grupo juvenil, Dukende?
–Fue en Jerez de la Frontera mientras yo estaba estudiando Gestión administrativa. Lo hicimos como un grupo de amigos para divertirnos con la gran suerte de que en la segunda o tercera fiesta ya estábamos cantando delante del que era por entonces el Príncipe Felipe, invitado a la boda de Borja Domecq. A partir de ahí empezó nuestro periplo de cantar en eventos para la alta sociedad, pero también cantaba en fiestas normales. Luego grabamos una maqueta que escuchó el sobrino de Manuel Alejandro, el compositor, y llegó a manos de Pepe Barroso quien, sin saber quién era yo, ni nada, dijo que quería grabar un disco conmigo. Se asoció con Sony Music y de ahí salió mi primer álbum.
–¿Y el primer contrato discográfico?
–No se me olvidará nunca. Les dije que estaba genial que me grabaran un disco, pero también les dije que yo nunca iba a dejar de cantar en fiestas privadas. A mí me gusta divertir a la gente, estar cerca de ella. Yo soy feliz cantando en la Fiesta de la Resurrección ante 60.000 personas, pero también soy feliz cantando ante 100. A mí lo que me gusta es cantar. Los de la discográfica no entendían cómo podía estar yo cantando en un teatro y al día siguiente en un cumpleaños. Les dije que llegaría un momento en que ya no les interesara y dejarían de grabar mis discos, pero que nunca me podrían prohibir seguir cantando en eventos. Y así fue. Sigo cantando en eventos, sigo grabando discos y sigo haciendo lo mismo que cuando salió el primero de ellos en 2007.

Yo me encomiendo mucho a Dios. Solamente le pido salud y trabajo, donde sea. Y lo importante para mí, junto a la familia, son los amigos, esa otra familia que yo elegí

–Esta forma de ser, en la vida y en la profesión, le ha proporcionado muchos amigos.
–Pues sí, al final el empresario que te contrata o la pareja de novios terminan siendo tus amigos. Dicen que soy una persona que me dejo querer, que soy un tío muy fiel y leal a mis amigos. Yo creo que esa es la grandeza del ser humano y es lo que trato de inculcarle a mi hijo. Con educación y siendo buena persona se consiguen las metas. Yo me encomiendo mucho a Dios. Solamente le pido salud y trabajo, donde sea. Y lo importante para mí, junto a la familia, son los amigos, esa otra familia que yo elegí. De tu gente sigue quedando ese espíritu, esas ganas de seguir descubriendo mundo, de seguir aprendiendo. Y lo único malo (risas) es que sigo teniendo la misma inocencia del principio por muchos palos que me da la vida, sigo siendo el mismo niño de 16 o 17 años.
–Sus amigos suelen salir en sus vídeos.
–Para eso están los amigos (risas). A ver, cuando haces un videoclip hay que buscar actores, actrices, famosos... Yo tengo la gran suerte de que mis amigos son famosos, así que... Además mi próxima canción, que saldrá en mayo, está dedicada a los amigos. En el videoclip salen como 100 personas y hay una mezcla de famosos y de no famosos. Me gusta reunirme porque al final es más divertido. Termina la grabación y te estás tomando una copa. También me define por mi concepto de la amistad. Yo me enfado con un amigo y es como si me enfadara con mi mujer. Lo paso muy mal. No soportaría la vida sin amigos.

En el primer concierto de la Resurrección yo estaba ahí cantando como un loco porque veía al pueblo. Terminé cantando la Salve Rociera. Fui muy feliz

–Otra vez el concierto de la de la Resurrección, pionero y continuador por segundo año consecutivo.
–Para mí volver es algo muy grande. Yo soy cristiano. Me criaron en la paz, en la hermandad. Estudié en un colegio de La Salle. Me he criado yendo a misa en los recreos... mi madre El Miércoles Santo sale en una hermandad descalza. Tiene hecha una promesa de por vida. Dios, Jesús de Nazaret, está muy presente en mí.
–El concierto de la Resurrección es para el pueblo, la mejor manera de demostrar ese sentimiento de cantante del pueblo, más allá del «cantante de los famosos».
–Para mí fue un sueño. Sí. Yo estaba ahí cantando como un loco porque veía al pueblo. Terminé cantando la Salve Rociera. Fui muy feliz, pero igual de feliz que si mañana me llamas tú para que te cante así para diez personas.
–Está claro que para usted Jesucristo es un ejemplo.
–Nunca he querido dar un pelotazo y ser súper conocido o ir a un reality. Nunca he cogido esa vertiente. Me gusta la vertiente complicada, que es también la de Jesús. No es que yo me compare con Jesús, ¡Dios me libre! Jesús es un ejemplo. Soy cristiano y tuve la suerte de cantar delante del Papa Francisco. Jesús está muy presente en mi vida. La Navidad, la Resurrección, la Semana Santa... la Semana de pasión es la semana más grande que hay.
Juan Peña durante un concierto

Juan Peña durante un concierto

–¿Envidia a otros artistas?
–Yo no conozco la maldad, no conozco la envidia. Me gusta que otros triunfen. Yo lo que quiero es cantar y conmover. Quiero transmitir lo que no digo con palabras por mi timidez o lo que sea. Nunca me ha gustado eso de ser el número uno o el dos. Lo que me gusta es luchar para que si mi hijo mañana me pide un vaso de leche tenga dos litros en el frigorífico. O que si mañana me monto en mi coche tenga gasolina. Yo quiero vivir mi vida dignamente, con salud. Yo solamente pido salud, porque teniendo salud y ganas de luchar y de trabajar, el trabajo nunca va a faltar. No todo el mundo puede ser Cristiano Ronaldo o Messi. Yo soy feliz siendo quien soy. No quiero más.
–¿Qué nos espera de Juan Peña en los próximos tiempos?
–Pues para mayo viene un tema precioso. Me encantaría que fuese como el Cumpleaños feliz de Parchís, que lo ponen en todos los cumpleaños. Me gustaría que cada vez que hubiese una reunión de amigos se escuchara esta canción porque es una canción dedicada a los amigos, donde se habla de la lealtad, también de los enfados, de la traición, del perdón. Es como un himno a la amistad con un videoclip muy divertido. Yo sigo con mi lucha, con mi trabajo, con mi esfuerzo, intentando ser mejor persona cada día. Pido perdón cuando cometo errores porque no soy perfecto. Quiero ser mejor padre, mejor marido, mejor amigo y si puedo ser mejor cantante, pues mejor, Si no, pues nada, yo canto como canto. Habrá gente a quién le guste y habrá gente a quién no. Yo creo que ni Frank Sinatra le gustaba a todo el mundo.

Yo creí que la pandemia iba a servir para que el ser humano aprendiese a ser mejor, pero yo creo que se ha vuelto peor que nunca

–Ya que menciona el mundo, ¿cómo lo ve?
–Pues como el tiempo. El mundo está como las cabezas de los seres humanos: loco. Yo creí que la pandemia iba a servir para que el ser humano aprendiese a ser mejor, pero yo creo que se ha vuelto peor que nunca. Enciendes el televisor y la guerra se ve como una cosa normal, o la enfermedad. Es todo muy complicado. Hay muchos intereses políticos, pero yo no entro ahí. Solo pienso en alguien que se preocupe de los enfermos, de las personas mayores, de la juventud... El mundo se mueve por interés y yo soy una persona atípica y un profesional atípico.
–Que no quiere ser el número uno ni aparecer en un reality, pero sí quiere cantar en el concierto de la Resurrección...
–Eso es, donde sé que estoy cantando ante cientos de miles de personas que piensan igual que yo y que creen en lo mismo que yo y que están celebrando lo mismo que yo.
Comentarios
tracking