16 de agosto de 2022

El presidente Sánchez durante la cumbre de la OTAN.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la cumbre de la OTANEFE/Rodrigo Jiménez

Análisis económico

Los 340.000 millones de despilfarro de Sánchez

El Gobierno gasta inútilmente todos los días veinte millones de euros

Acaba de publicar hace unos días el Banco de España los datos de la deuda a abril, y nos da la «buena noticia» de que España ha reducido su deuda en 8.400 millones de euros, como un gran éxito de la gestión del Gobierno de este país.
Y luego Nada Calviño tiene el valor de arremeter contra Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, porque solo da malas noticias para el Gobierno.
Pablo Hernández de Cos, que debe de estar muy preocupado por su puesto, viendo el asalto que va a perpetrar la ministra de Economía con el Instituto Nacional de Estadística, no se atrevió a poner en la Nota que esta reducción del endeudamiento del país era gracias a la recaudación récord que se ha registrado en la Agencia Tributaria, donde se ha crecido en más de 13.100 millones de euros en los cuatro primeros meses de este año, alcanzado la cifra de 86.000 millones de enero a abril. También se le olvida que, solo en abril, la Agencia Tributaria se llevó a las arcas del Tesoro 31.200 millones de euros.
Creo que la transparencia de los datos es clave en la vida pública, y es muy importante que se transmitan con claridad, para que cada uno pueda sacar sus propias conclusiones.
Pero dado que el Banco de España no quiere hacer análisis que puedan perjudicar al Gobierno o a la ministra que no acierta nada, yo sí me veo en la obligación de hacer comparaciones para que al menos los lectores de El Debate tengan toda la información.
Así que he cogido toda la serie histórica de la deuda distribuida por Administraciones y me he puesto a analizar la gestión de Pedro Sánchez, Nada Calviño y compañía.
Los resultados son auténticamente escalofriantes y producen mucha inquietud.
La deuda total del Estado español, que algún día tendremos que empezar a devolver, ha pasado de 1,202 billones de euros a 1,445 billones desde que llegó Sánchez al Gobierno al 30 de abril de este año, con un incremento de 242.567 millones de euros.
Pero toda esta deuda no es 100 % responsabilidad del presidente del Gobierno y de Calviño. Hay parte que sí y hay parte que no.
La parte de la Administración Central es 100 % responsabilidad suya, y esa se ha incrementado en nada menos que 243.216 millones, casi 1.000 millones más que el total, pasando de 1,021 billones a 1,264 billones, lo que implica un incremento del 23,8 %.
La Seguridad Social, que también es suya y de José Luis Escrivá, que a veces acierta a la tercera o cuarta vez que toma una decisión, ha pasado de deber 34.888 millones de euros a 99.185 millones en tres años y 10 meses y no la ha quebrado de milagro. El «genio», que venía de la AIReF y que decían que sabía mucho, ha demostrado cumplir con el principio de Peter y ha llegado a su máximo nivel de incompetencia, pues él solo se ha marcado un incremento del déficit de 64.297 millones de euros, lo que supone un incremento del 184,3 %.
Por otro lado, los Organismos Autónomos han conseguido reducir su endeudamiento en este período en 21.628 millones de euros.
Por lo tanto, achacables a Pedro y su equipo suman la escalofriante cifra de 285.885 millones de incremento de déficit, trabajado con el esfuerzo y sudor de viajar en Falcon y dar unos discursos sin derecho a réplica propios de una dictadura bolivariana, que no de una democracia europea.
Para terminar el análisis, las comunidades autónomas han incrementado su deuda en 17.270 millones, y pondría mis bigotes y mis barbas no a remojar como apuesta a que este incremento de endeudamiento se debe a Cataluña.
Las Corporaciones Locales reducen su endeudamiento en casi 7.000 millones y nos demuestran que, cada día, los ayuntamientos están mejor gobernados y que los alcaldes tienen más sentido común que el presidente del Gobierno y su equipo.
Por último, queda una partida que el único que puede gestionar, duerme en la Moncloa. Se llama Deuda Consolidada y yo llamo Deuda Pelota. Es deuda que está contabilizada en las dos áreas del Estado. Pongo ejemplo: emito deuda por 1.000 millones y le hago un préstamo a la Seguridad Social o a través del FLA (Fondo de Liquidez Autonómica) a Cataluña. La Administración Central debe contabilizar esa deuda hasta que la haya amortizado y, a su vez, la Seguridad Social, o la Generalitat también deben contabilizarla, pero al hacerlo los dos se duplica, por ello al realizar una consolidación se debe netear.
Pues ese neteo ha crecido en la gestión de Pedro Sánchez la nada despreciable cifra de 53.672 millones, que también son responsabilidad suya y, por lo tanto, si los sumamos a los 285.885 millones de euros, nos encontramos con un incremento de 339.557 millones de euros, que si lo dividimos por los 46 meses que lleva en el Gobierno, cada mes dilapida 7.382 millones de euros, que equivalen a 20,2 millones de euros al día.
Este señorito despilfarra 20 millones todos los días en su verbena de gastos, en mantener su caterva de asesores, en pagar a Unidas Podemos, en darle dinero a Cataluña para que los futuros licenciados no sepan ni insultarnos en castellano, en darle dinero a los vascos del PNV y a los etarras para que les aprueben sus inmensos derroches, en sacar políticas sociales que luego se cumplen a tercias, como el Ingreso Mínimo Vital, o que si te he visto no me acuerdo, como con el Bono juvenil de los «400 leuros pa cultura».
Creo que ha llegado el momento de interponer una demanda por malversación de caudales públicos a este Gobierno, encabezado por Pedro Sánchez. Pero sin olvidar a Calviño y a José Luis Escrivá y, por supuesto, sin dejar de lado a todo el conjunto de desalmados que están al frente del resto de Ministerios.
Comentarios
tracking