Fundado en 1910

16 de junio de 2024

El ministro de la Seguridad Social en funciones, José Luis Escrivá.

El ministro de la Seguridad Social en funciones, José Luis EscriváDavid Zorrakino / Europa Press

Los economistas ven irreales las cuentas de Escrivá para salvar las pensiones: «Es una lista a los Reyes Magos»

Critican las previsiones del Gobierno para 2070 con una productividad no vista en una década y un paro estructural casi dos puntos y medio por debajo del mínimo registrado

El informe de proyección de gasto en pensiones con el que el Gobierno pretende mostrar la solvencia del sistema pende de unos hilos que se pueden calificar, cuando menos, de excesivamente optimistas en lo que a empleo se refiere. Entre otros motivos porque contempla un paro estructural del 5,5 %, casi dos puntos y medio por debajo de la tasa mínima registrada.

Los expertos de Seguridad Social pronostican una aceleración del crecimiento gracias a la productividad, el aumento de la población, el retraso en la edad de jubilación y el pleno empleo. Es decir, la economía se tendría que mover en una zona ‘ricitos de oro’ durante las próximas cuatro décadas para justificar la reforma de las pensiones, una apuesta arriesgada.

Según las previsiones del Gobierno, el PIB nominal se situará en el 4,9 % en el periodo de 2023 a 2030, para caer al 4,1 % en la década de los años treinta. En los cuarenta y cincuenta se mantendría en el 3,5 % para aumentar una décima en los sesenta. El IPC, por su parte, pasaría del 2,4 % en esta década a un cómodo 2 % en las siguientes que evitan la deflación.

Pero la parte más cándida se encuentra en el empleo. El Ejecutivo proyecta ir alcanzando paulatinamente una tasa de empleo para la población de entre 20 y 64 años del 79,5 % con una tasa de desempleo que pasaría del 11,4 % al 5,5 %.

Si comparamos las dos décadas anteriores, encontramos que la tasa de ocupación en el periodo 2003-2012 no superó el 62,2 % para caer al 61,3 %. Si 2022 se cerró con un 65,5 %, se debería esperar una mejora de 14 puntos porcentuales, un 21,4 % para 2070. En el caso del paro, la bajada tendría que ser de 6 puntos, el 52,3 % menos que la actual tasa de desempleo.

La trampa está en la inclusión de los más mayores al mercado laboral. El Ejecutivo espera que la tasa de ocupación del tramo de 65 a 74 años pase del 7,6 % de 2023 al 22,6 % en 2030, al 30,3 % en 2040 y al 28,3 % en 2050.

«Lo que ha presentado el Ministerio es una lista de peticiones a los Reyes Magos», señala a El Debate el economista Daniel Lacalle. «En un país con un crecimiento de la productividad nulo durante una década, esta explosión es de ciencia ficción».

«Todos los países del mundo se están enfrentando a un periodo de ralentización muy evidente y, en España, el Gobierno está dedicado a la euforia. Si seguimos así, acabaremos como en 2008», comenta.

José Ramón Pin Arboledas añade que, además, los datos de horas trabajadas se mantienen en los mismos niveles a pesar del aumento de la afiliación. «Eso significa que hay mucha gente que está con trabajos a tiempo parcial, indefinidos de muy poca duración, fijos discontinuos con discontinuidad que continuidad…», afirma.

Otros economistas también han criticado en X las proyecciones. Ángel Martínez, de Esade, apunta que «lo más irreal» de las proyecciones es lo relativo a los tramos de edad. «El Ministerio asume que la tasa de empleo entre personas entre 65 y 74 años se va a triplicar de aquí a 2030 y se cuadriplicará para 2040, que esperen sentados». Juan Luis Jiménez, por su parte, recuerda que, en los últimos veinte años, el PIB y la productividad han aumentado un 1,4 % y un 0,6 % respectivamente, muy lejos del 2 % y 1,5 % previsto por el Gobierno, en un entorno del 15,6 % del desempleo.

Comentarios
tracking