Fundado en 1910

27 de mayo de 2024

Estación de Metro de Banco de España

Estación de Metro de Banco de España

El Banco de España alerta del riesgo de una escalada en Oriente Medio y urge a un plan de ajuste fiscal para contener la deuda

El regulador avisa de que un agravamiento del conflicto podría afectar al tráfico de mercancías a través del estrecho de Ormuz

La guerra en Ucrania y el conflicto en Oriente Próximo se mantienen como las principales amenazas sobre la economía española. Así lo constata el Banco de España, que en su informe de primavera, publicado este lunes, urge también al Gobierno a poner en marcha un plan de consolidación fiscal.
Sobre ambos conflictos, la autoridad que dirige Pablo Hernández de Cos alerta de que «podrían dar lugar a un incremento de los precios de las materias primas y de los costes de transporte, un deterioro de los cuellos de botella y una mayor fragmentación comercial y financiera», lo que a su vez impactaría en la actividad y en la inflación a nivel mundial.
«No puede descartarse que un agravamiento del conflicto, en particular si llega a afectar al tráfico a través del estrecho de Ormuz, acabe perturbando de manera más intensa a la economía global», asegura el regulador, pese a que reconoce que, por ahora, el impacto económico de estos episodios «es limitado». Todo ello además en un año que se prevé de alta volatilidad en lo político, con varios comicios relevantes que tendrán como punto culminante en las elecciones de Estados Unidos, en noviembre.
En el ámbito estrictamente doméstico el regulador destaca la reducción de la ratio de deuda pública sobre PIB en unos cuatro puntos, hasta el 107,7 %. Sin embargo, el nivel se mantiene aún nueve puntos por encima del alcanzado antes de la pandemia. De ahí que el Banco de España se reclame la puesta en marcha de un proceso de ajuste fiscal.
«En conjunto, la deuda pública en España mostraría una senda creciente a medio y largo plazo si no se aplica un proceso de consolidación fiscal que abarque varios años», avisan. Dicho proceso de ajuste, reclamado ya la semana pasada por el Fondo Monetario Internacional, «debe tener en cuenta las presiones por el lado del gasto y priorizar las medidas —tanto de ingresos como de gastos— que favorezcan el crecimiento económico».
A este respecto el regulador recuerda que, en España, el nivel de endeudamiento público «es muy alto, superior al de la mayoría de países de la unión económica y monetaria». a finales del año 2023, la ratio de deuda pública sobre PIB en España, del 107,7 % del PIB, se situó más de 30 puntos porcentuales por encima de la media simple (ponderada) de la eurozona. De no producirse dicho ajuste fiscal, el Banco de España espera que la deuda alcance niveles cercanos al 108 % del PIB en 2026 y suba hasta el 120 % en el año 2040.
Comentarios
tracking