03 de diciembre de 2022

Elon Musk con un logo de Twitter sobre su cara

Elon Musk con un logo de Twitter sobre su caraNurPhoto via AFP

Otro terremoto en la plataforma social

Elon Musk cierra la oficina de Twitter en Bruselas en plena guerra contra la desinformación en la UE

Elon Musk, nuevo propietario de Twitter, ha disuelto la oficina de la compañía en Bruselas, una decisión que ha generado temores entre los funcionarios de la Unión Europea (UE) sobre si la popular plataforma se acogerá a las nuevas reglas del bloque comunitario sobre contenido online.
Según ha informado el diario británico Financial Times, Julia Mozer y Dario La Nasa, empleados que estaban a cargo de la política digital de la compañía en Europa, fueron despedidos la semana pasada. Ellos eran quienes habían estado al frente de los esfuerzos de la empresa para cumplir con el código de desinformación de la UE y con la Ley de los Servicios Digitales del bloque europeo, que entró en vigor la semana pasada y explica la normativa sobre cómo deben mantener seguros a sus usuarios las plataformas tecnológicas.

Alertas sobre la seguridad de Twitter

De esta forma, la compañía ha perdido al equipo encargado de vigilar el cumplimiento de la normativa europea sobre desinformación y mensajes de odio.
La reciente carencia de personal en la capital belga se suma a la ya conocida en otros países como Francia y muy posiblemente España, cuya delegación sigue sumida en la incertidumbre.
Con el éxodo de directivos y empleados, algunos de ellos clave para tratar con los funcionarios de los gobiernos locales, se abre la incógnita sobre si la plataforma cuenta con la plantilla –y la voluntad– suficiente en sus delegaciones para garantizar el cumplimiento de las leyes locales diseñadas para vigilar el contenido online.

La lucha contra la desinformación

La decisión del magnate multimillonario de echar el candado a su sede en Bruselas llega en un contexto turbulento donde la Unión Europea y las plataformas dirimen sus diferencias frente a la desinformación y las fake news.

En plena pandemia del coronavirus, la Comisión Europea «cooperó estrechamente» con las plataformas online para «animarlas a promocionar las fuentes autorizadas, a degradar los contenidos que hayan sido verificados y resulten ser falsos o engañosos, y a suprimir los contenidos ilícitos que puedan ser perjudiciales para la salud».

​En octubre, el club comunitario alumbró su nueva ley respecto a esta cuestión. El Consejo de Europa ha aprobaba definitivamente su Ley de Servicios Digitales (DSA), una medida tachada de pionera que debía poner coto a la forma como operan Google, Amazon, Meta (Facebook) y Apple.

​La renovación de este marco jurídico se hace para regular el ecosistema digital vigente desde el año 2000, cuando la mayoría de esas empresas tecnológicas ni existían.
Comentarios
tracking