29 de noviembre de 2022

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el candidato socialista a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas (d), saludan a los asistentes al acto de la precampaña de las elecciones autonómicas del 19 de junio que el PSOE de Andalucía celebra hoy en el Recinto Ferial de Dos Hermanas (Sevilla)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el candidato socialista a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Espadas, en el acto de la precampaña electoral en Dos Hermanas, SevillaEFE/Julio Muñoz

El «candidato» Sánchez se homenajea junto a Espadas y carga contra «la corrupción de la democracia» del PP

El PSOE celebra sus cuatro años en el Gobierno de España, y el presidente del Gobierno, en Andalucía, acusa a los populares de «utilizar las instituciones para su propio beneficio»

Volvía al lugar donde anunció, allá por enero de 2017, su regreso a la arena política para disputarle las primarias del PSOE a Susana Díaz, tras el proceso que lo dejó fuera de la secretaría general del partido y del Congreso de los Diputados. Cinco años después, y al frente del Gobierno de España, Pedro Sánchez ha vuelto a Dos Hermanas (Sevilla) para arropar a Juan Espadas, su valido, el candidato socialista a la Presidencia de la Junta de Andalucía.
Éste ha sido el tercer acto previo a las elecciones autonómicas del próximo 19 de junio en que Sánchez ha acudido al rescate de Espadas, cuyo mensaje no termina de calar en los andaluces. La tarea de hacer olvidar 37 años marcados por la corrupción y el clientelismo en la Junta no es fácil, y al exalcalde de Sevilla, consejero de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, le ha tocado bailar con la más fea.
En Dos Hermanas, el presidente del Gobierno, acompañado de varios ministros, no pocos, se ha mostrado como el verdadero candidato socialista, se ha reafirmado como tal. El PSOE de Andalucía ha fiado su suerte a Pedro Sánchez, a pesar de sus cesiones al separatismo e indultos varios, como el de la «madre protectora» María Sevilla.
El propio Juan Espadas ha confirmado que éste no era un acto de precampaña más: «Éste es el acto de homenaje a los cuatro años de Pedro Sánchez en el Gobierno de España». El próximo miércoles, 1 de junio, es el cuarto aniversario de la moción de censura contra Mariano Rajoy, como ha recordado un Espadas que ha aseverado que Sánchez pasará a la «posteridad» por «el escudo social y la protección de los más débiles», y no se refería a los autónomos, y que «votar será ganar».
El presidente del Gobierno, en primer lugar, ha dado las gracias «a los que siempre, contra viento y marea, han votado socialista», antes de presumir de sacar la corrupción de la vida política española, aludiendo al PP y obviando a su propio partido. Así, ha hablado de «corrupción financiera, la de la Gürtel», de «corrupción política», como la Operación Kitchen, y de «la corrupción de la democracia» de los populares; en definitiva, de «utilizar las instituciones para su propio beneficio». Como el PSOE, le ha faltado decir.
Comentarios
tracking