10 de diciembre de 2022

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto al expresidente del Gobierno Felipe González

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto al expresidente del Gobierno Felipe GonzálezEFE

Congreso socialista

Sánchez intenta cerrar heridas: invita a Felipe González al 40º Congreso del PSOE

El partido quiere mostrar una imagen de unidad tras la crisis de Gobierno de julio

El próximo 15 de octubre, el PSOE dará comienzo a su 40º Congreso, un acto que durará tres jornadas y donde el secretario general, Pedro Sánchez, intentará mostrar imagen de unidad a pesar de las desavenencias que ha tenido en los últimos meses con sus barones. Una de las grandes sorpresas será la presencia del expresidente Felipe González al que el presidente ha llamado personalmente para invitarle.
El encuentro tendrá un sabor dulce para Sánchez, que aparecerá reelegido como líder socialista tras no haber tenido ningún rival que precipitase la celebración de elecciones. Ante la ausencia de candidatos, la Comisión de Ética y Garantías del partido le proclamó como número uno de la Ejecutiva de nuevo.
Al Congreso también asistirán el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero – que presentó su nuevo libro este lunes- y el exsecretario general, Joaquín Almunia. Sánchez no ha querido dejar fuera a nadie para poder ofrecer una foto de unión de la formación socialista tras las múltiples críticas que miembros del propio partido han hecho públicas. «Cuando todo está mal aparece un tío que dice que todo está bien», declaró Felipe González en clara alusión al presidente del Gobierno.

Enmiendas sobre el futuro

El partido debatirá la ponencia marco establecida por la Ejecutiva. El documento, que pretende ser la hoja de ruta de los socialistas, tendrá que enfrentarse a las más de cien enmiendas que las federaciones han presentado al respecto.
Dos de los temas más espinosos, y recurrentes, serán la aprobada ‘Ley trans’, que cuenta con el rechazo de la parte feminista de la formación, y la monarquía. Las enmiendas serán la nota más amarga de un Congreso que pretende simbolizar estabilidad en el partido tras los múltiples movimientos que se produjeron en la parte socialista del Gobierno el pasado mes de julio. 
El interés se centra ahora en las sustituciones y nuevos nombramientos de la Ejecutiva socialista.
Tal y como aseguran fuentes socialistas, la nueva dirección contará con gran peso femenino y se reducirá el número de miembros que provendrán en buena medida del panorama municipal. Tanto el secretario, Santos Cerdán, como la vicesecretaria, Adriana Lastra, permanecerán en sus puestos. Cabe recordar que el primero es una de las apuestas fuertes de Sánchez, que le nombró sustituto del exministro Ábalos tras su dimisión de todos los cargos que ostentaba en el partido.
Otro de los cargos que se encuentran en duda es el de la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, que podría ser sustituida por la exvicepresidenta, Carmen Calvo. A pesar del carácter honorífico, Sánchez podría elegir a Calvo como contrapeso a su expulsión del Gobierno. Además, contará con la presidencia de la Comisión de Igualdad en el Congreso de los Diputados. 
Comentarios
tracking