19 de octubre de 2021

El polémico libro de 2º de ESO de lengua catalana

El polémico libro de 2º de ESO de lengua catalanaEl Debate

Cataluña

La Alta Inspección ignora las denuncias de adoctrinamiento en las escuelas

Dice, en respuesta a una denuncia de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), que sólo la justicia puede dictaminar si hay adoctrinamiento

La Alta Inspección de Educación dice que sólo la justicia puede dictaminar si un libro de texto o el material escolar utilizado en clase pueden contravenir la Constitución. Ésta es la respuesta que ha dado a la Asamblea por una Escuela Bilingüe, que hace unas semanas presentó ante este organismo una denuncia sobre un libro de texto de Lengua Catalana de 2º de ESO de la editorial Baula. En el libro se hablaba de los «gentilicios de lugares extranjeros», y ponían como ejemplo «topónimos de los países de influencia castellana: madrileño de Madrid; extremeño de Extremadura, malagueño de Málaga».
La Alta Inspección deniega instruir la denuncia y para ello invoca a «la autonomía de los centros públicos» así como «la prohibición de censura previa» que recoge la Constitución en su artículo 20.1. 

«Educación no va a hacer nada dejando desamparados a nuestros hijos»Ana Losada, presidenta de AEB

Para la presidenta de la AEB, Ana Losada, se demuestra que, con esta respuesta, el Ministerio de Educación se «quiere lavar las manos» en todo lo relacionado con posibles casos de adoctrinamiento en Cataluña y «no va a hacer nada dejando desamparados a nuestros hijos».

La tierra es plana

Además, Losada se muestra especialmente sorprendida de que se considere este contenido «libertad de expresión» porque «por esa regla de tres nos podemos encontrar con un libro en el que se asegure que la tierra es plana. Y no podríamos cambiarlo porque se tendría que considerar libertad de expresión. Entonces, ¿tenemos que ir a los tribunales para demostrar que no es así?», se preguntaba la presidenta de la AEB.
Hay que tener en cuenta que la propia editorial, tras la denuncia de los padres y de la AEB, decidió cambiar el contenido de la licencia digital y están esperando que al centro lleguen pegatinas para tapar lo que no se considera correcto del libro físico.

La Alta Inspección dice que no hay evidencias de que se «manipulen conciencias»

En su respuesta, la Alta Inspección dice que en cualquier caso, «mantiene una actitud de constante vigilancia y diálogo con todos los agentes implicados» y deja claro que «declarar el carácter adoctrinador de un libro de texto pensado para y dedicado a la educación de menores es una imputación gravísima pues implica, ni más ni menos, que manipula sus conciencias». Y considera que no hay evidencias con «interpretaciones que deducen de parte o partes del mismo, extraídos de su contexto».