23 de mayo de 2022

El policía local que lidera el proyecto junto a la marioneta Alexia

El policía local que lidera el proyecto junto a la marioneta Alexia

La Rioja

Un edil socialista bloqueó un proyecto contra depredadores sexuales en los colegios de La Rioja

La carta que envió a los centros reconocía que el policía que dirigía la actividad no hablaba de temática LGTBI durante sus charlas

El actual teniente de alcalde del Ayuntamiento de Logroño, Kilian Cruz, bloqueó un proyecto educativo dirigido a menores cuyo objetivo era la prevención de cara a los depredadores sexuales. Lo hizo cuando era concejal del consistorio logroñés y presidente de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de La Rioja (FAPA). Su motivación fue una publicación difundida por el propulsor de dicha iniciativa acerca de la libertad de los padres a la hora de elegir las charlas sobre sexualidad recibidas en los centros escolares y que el concejal consideraba «homófoba».
El Proyecto Alexia es una iniciativa del policía local de Logroño Salvador Martí, que busca aproximar a los niños y niñas de 3, 4 y 5 años de edad la figura del Policía Local. Dicha iniciativa tenía como objetivo instruir a los pequeños en herramientas de autoprotección y seguridad vial mediante el juego con la marioneta y con la colaboración de las familias. La idea tomó especial relevancia pública al llevar a cabo un experimento en el que personal especializado demostró a los padres lo sencillo que resulta para los depredadores sexuales convencer a los menores para llevárselos sin que los progenitores puedan siquiera evitarlo.
Cada sesión de esta actividad constaba de dos partes: una teórica, que se desarrolla en las aulas -en horario lectivo- y en la que esta marioneta interactúa con ellos. Y otra práctica, también en horario lectivo, que se desarrollaba en la calle y aborda situaciones a las que los infantes pudieran enfrentarse. Todo ello, siempre acompañados por el profesorado de sus respectivas aulas.
Pero todo se truncó cuando Martí publicó desde la cuenta de Facebook del proyecto una opinión personal en la que criticaba duramente la intención del Gobierno de incluir enseñanza LGTBI en las aulas. «Espero que esta ley no salga adelante y espero que como padres nos posicionemos para hacerle frente (…) No estoy dispuesto a que impongan por ley a mi hijo que acepte la ideología LGTB como algo normal y natural. Lo que este colectivo quiera imponer, de puertas para adentro de su casa o respeto pero no voy a pasar porque lo impongan a los niños que ni siquiera tienen el concepto de la sexualidad desarrollado».
Este comentario desató la reacción del concejal socialista que emitió una carta en nombre de la federación de las AMPAS de la que era director técnico y dirigida a los colegios donde les pedía «encarecidamente no solicitar la impartición de dicho proyecto polémico en vuestras asociaciones y a desincentivar a las direcciones de vuestros respectivos centros la realización del programa». «Personajes de esta índole no tienen cabida dentro de la escuela pública», añadían.
El mismo comunicado reconoce que, independientemente de las «opiniones homófobas o no inclusivas de quien maneja el programa Alexia, es cierto que no consta (hasta hoy) que se haya hablado ni a familias ni a alumnado de posturas contrarias ni a favor al ideario LGTBI, o a tendencias políticas (en concreto, Vox), religiosas ni nada que se le parezca». Por lo tanto, afirma que el policía local no usaba sus encuentros con los menores para hablarles de asuntos distintos al objetivo de su proyecto.
La carta supuso que los centros educativos tomasen la decisión de no contar con la actividad y retirar su apoyo público al programa Alexia. 
Comentarios
tracking