Fundado en 1910

01 de marzo de 2024

Abascal presenta el documento 'España Decide' este domingo en el festival Viva22

Abascal presenta el documento 'España Decide' este domingo en el festival Viva22Jesús Hellín / Europa Press

Los ocho puntos del plan 'España Decide' que guiará la acción política de Vox

La formación de Abascal propone preguntar a los españoles sobre cuestiones que les afectan en su día a día, como la inmigración o la energía

Tras el impulso político que Vox recibía este fin de semana en su festival Viva22 de la mano de simpatizantes y afiliados, la formación encara el curso electoral con un nuevo programa político, 'España Decide'. Una propuesta que hace hincapié en el derecho de los españoles a ser consultados sobre decisiones políticas «de especial trascendencia».
«No puede pasar más tiempo sin que se escuche la voz de los españoles», sostenía este domingo Santiago Abascal. «¿Vamos a seguir sin ser escuchados sobre cosas que afectan en nuestro día a día, a nuestras libertades, a nuestras facturas?», añadía en la presentación del documento político, que el líder de Vox definió como «más y mejor democracia». «Es que la España oficial se parezca más a la España real y no al consenso de los partidos», subrayó.
Con estas premisas, y denunciando que las decisiones políticas sobre cuestiones como la energía, la educación o la inmigración, entre otras, se hayan tomado «a espaldas de los españoles», Vox propone preguntar a los ciudadanos sobre políticas públicas, utilizando mecanismos constitucionales que prevén la convocatoria de referendos, en concreto el artículo 92 de la Carta Magna, que se ha utilizado solo en dos ocasiones durante el período democrático en España. Estos son los ocho grandes puntos sobre los que la formación conservadora quiere consultar a los españoles:
Soberanía energética
El partido que preside Santiago Abascal denuncia que las políticas tomadas en las últimas décadas han llevado a una «pérdida progresiva» de la soberanía energética, lo que, a su juicio, ha hecho que España cada vez dependa más energéticamente de otras potencias y que haya aumentado la factura de la luz y el gas. En este sentido, rechaza la Ley de cambio climático que impide explorar y explotar los propios recursos energéticos.
Inmigración
Vox reprocha al «consenso» político haber implantado políticas migratorias que «han convertido a España en el epicentro de la inmigración ilegal» en Europa, algo que –señalan los de Abascal– se ha hecho «a espaldas del pueblo español» y está teniendo consecuencias relevantes respecto a la integridad territorial, la seguridad, la identidad nacional o el ámbito laboral. Así, el partido denuncia que existe una «agresión contra nuestras fronteras», una realidad «dramática» en muchos barrios y una bajada de los salarios y de las condiciones laborales, derivado todo de ello de la inmigración irregular.
Educación
Respecto a la cuestión educativa, Vox denuncia que las competencias de políticas públicas como la educación se han vuelto «moneda de cambio para el reparto de poder entre partidos», lo que ha permitido que cada comunidad autónoma tenga un sistema educativo, y esto ha sido utilizado por el separatismo para «atacar la lengua española» e imponer una concreta. En este sentido, el partido de Abascal propone preguntar a los españoles si quieren que se devuelvan las competencias educativas al Estado respetando el marco de la Constitución «para garantizar la igualdad» de este derecho en toda España.
Igualdad
Otra de las cuestiones sobre las que Vox quiere que los españoles decidan es sobre las leyes de violencia de género que se han aprobado hasta ahora. El partido defiende que estas han «cercenado» la igualdad entre los españoles, así como la seguridad jurídica, y han llevado a «criminalizar un estereotipo de potencial delincuente». Asimismo, denuncia que son contrarias a la Constitución y a los principios de igualdad y de presunción de inocencia, y acusa al Gobierno de buscar «dividir y fomentar una guerra de sexos».
Ilegalización de partidos separatistas
«El Congreso de los Diputados acoge a partidos políticos que, lejos de condenar la violencia terrorista, son herederos de las bandas que lo han ejercido, u otros que directamente, gobernando alguna región de España, declararon la separación de este territorio y continúan llamando a la secesión, la sedición y la rebelión», recrimina la formación. Ante esta situación, Vox considera que hay que preguntar a los españoles si quieren seguir manteniendo con sus impuestos a partidos que quieren romper España, o por el contrario, garantizar la unidad nacional.
Agua
Habrá que votar «si el agua debe fluir libremente por todos los territorios para que España sea más próspera», expresaba Abascal este domingo. Con esto aludía a un Plan Nacional de Agua que garantice el derecho de los españoles a disfrutar de algo que es patrimonio de todos, frente a las «mal llamadas políticas ecologistas» que, a su juicio, han «criminalizado» algunos usos de este recurso natural, lo que ha influido negativamente en actividades económicas.
Subvenciones
Vox también considera que los españoles deben decidir si quieren reducir la financiación pública a partidos, sindicatos o patronales, o si, por el contrario, quieren mantener con sus impuestos «organizaciones que, en muchos casos, no defienden intereses nacionales sino de parte».
Soberanía de datos
Finalmente, la formación conservadora advierte que, si bien los datos de los usuarios que se almacenan en Internet, pueden ayudar al crecimiento económico, también pueden ser utilizados para «restringir derechos fundamentales como la intimidad, la dignidad personal, la libertad de expresión, ideológica o de pensamiento, de información y opinión». Por ello, plantea que los españoles decidan si sus datos pueden ser tratados sin control o si debe haber normas que les protejan en su decisión sobre qué hacer con ellos.
Comentarios
tracking