01 de diciembre de 2022

Salvador Iglesias, padre de la adolescente a la que deniegan estudiar en castellano

Salvador Iglesias, padre de la adolescente a la que deniegan estudiar en castellano

Imposición lingüística en Baleares

Salvador Iglesias: «Mi hija de 15 años ha dejado Mallorca por EE.UU. porque le obligaban a estudiar en catalán»

El padre denuncia la inmersión lingüística en la que están sometidos los estudiantes de Baleares y exige que tanto el castellano como el catalán sean lenguas optativas para poder realizar los estudios

De madre americana y padre español, la hija de 15 años de Salvador Iglesias ha tenido que marcharse a EE.UU. para poder seguir estudiando de forma eficiente en una de sus lenguas maternas, pese a vivir en Mallorca (Baleares). El catalán ha sido su dolor de cabeza desde que en Primero de la ESO decidió volver a España. Su padre, portavoz de Hablamos Español en Baleares, lo denuncia en una entrevista concedida a El Debate a propósito del auto que este lunes emitió el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJB) con el que denegaban la imposición del 25 % del castellano en su instituto.
–Se habla mucho de Cataluña y cada vez más de la Comunidad Valenciana pero, ¿cuál es la realidad lingüística de Baleares?
–El recorrido es largo. Son 30 años de imposición lingüística. Con la legislación actual se impone que en los centros haya un 50 % mínimo de asignaturas impartidas en catalán. Pero en la práctica son el 100 %, excepto la asignatura de español, ya que el otro 50 % lo dejan a criterio de los centros y todos apuestan por el catalán. Se trata de un uso político interesado. La inmersión del catalán tiene un trasfondo ideológico cuyo objetivo es crear identidad catalana ya que la lengua es un elemento muy importante para crear identidad de grupo. Lo pueden disfrazar de muchas formas, como que lo hacen para conservar la lengua, pero yo no quiero que mi hija vaya a la escuela a conservar lenguas si no a aprender todas las materias.

Lo pueden disfrazar de muchas formas, como que lo hacen para conservar la lengua, pero yo no quiero que mi hija vaya a la escuela a conservar lenguas si no a aprender todas las materias

–Su hija ha tenido problemas con el catalán pese a haber nacido en Mallorca.
–Mi hija ha vivido en Mallorca hasta que tenía 7 añitos y regresó en Primero de la ESO. Sabe inglés y español por igual pero tiene una dificultad idiomática con el catalán. Al llegar de un país extranjero estaba exenta de ser evaluada de la asignatura de catalán durante los tres primeros años pero el resto de asignaturas las daba en catalán. Esto le ha supuesto un problema a la hora de adquirir y entender los conocimientos. Además, ha perdido mucho tiempo intentando aprenderlo porque a estos alumnos se les saca de asignaturas relevantes, como Historia, para darles un refuerzo de catalán dentro de las horas lectivas, y eso le suponía un doble estrés, puesto que al día siguiente llegaba a esa clase de Historia sin saber qué deberes habían puesto o qué materia se había dado. Este año, su cuarto, además, le quitaban ya la excepción de examinarse de la asignatura de catalán. Por todo ello ha decidido irse a EE.UU. para continuar estudiando en una lengua que domina.
–Solicitaron a través de la asociación Hablamos Español que su hija pudiese estudiar en castellano y se aplicara el 25 %, pero el TSJB lo ha denegado...
–Sí. Y como ya nos olíamos que esto podía ocurrir decidió marcharse. Aquí el debate es que mi hija, que es buena estudiante, adquiere mejor los conocimientos si se los explican en una lengua que ella domina, sobre todo los complejos. Ella es castellanoparlante y tendría que existir el derecho a recibir su educación en español. Eso no es ir en contra del catalán. Lo deseable sería que cada cual pudiera elegir en qué lengua estudiar, si catalán o castellano. Aprender en una lengua materna facilita el aprendizaje. Se trata justo del mismo discurso que utilizaron los catalanistas hace 20 años para introducir el catalán en las aulas. Pero ¡ojo!, ahora no lo admiten como válido para poder estudiar en español.

Ella es castellanoparlante y tendría que existir el derecho a recibir su educación en español. Eso no es ir en contra del catalán

–¿Y ahora su hija estudia en inglés?
–En inglés y en español. Se ha marchado con su madre a un pueblo llamado Evanston, al norte de Chicago. Me cuenta que va por la escuela y en ella hay indicaciones en español, cosa que en Mallorca nunca vio. Allí el español es la segunda lengua y el uso de un idioma u otro está normalizado. No hay ninguna ley que obligue a los alumnos a hablar o a dar las asignaturas exclusivamente en inglés. Se da por hecho que la lengua dominante es el inglés pero está lleno de hispanohablantes y no te censuran por ello.

Me cuenta que va por la escuela de EE.UU. y en ella hay indicaciones en español, cosa que en Mallorca nunca vio

–¿Su hija sufrió presiones de algún tipo en el instituto de Mallorca?
–Una vez, en medio de un debate sobre las lenguas oficiales y cooficiales, mi hija defendió el derecho a estudiar en español y una profesora le dijo que si no le parecía bien el sistema catalán que se fuera a su país (en referencia a España). Tuve que hablar con el Jefe de Estudios que salió alegando que había sido un malentendido. Además, en su día a día existía la presión de que si respondía en catalán obtenía más puntos que si lo hacía en castellano. Le decían que era para motivarla. Pero hay que recordar a los estudiantes y a las familias que la obligación de utilizar el catalán en las aulas va dirigida a la institución y al profesor funcionario, no al alumno.
–El auto del TSJB alega que se deniega el 25 % porque la medida ha sido solicitada solo por una persona de un solo centro y que, por tanto, no representa al interés general. ¿Conoce a más alumnos que se encuentren en la misma situación?
–Conozco a mucha gente que está en la situación de mi hija, pero nadie se atreve a abrir la boca. Es una situación muy injusta. La gente tiene miedo y cuando hay miedo es por algo: porque se enfrentan a radicales y es muy difícil hablar con ellos. Pero es que más que evidente que es una artificialidad que esté prohibido el español en el ámbito educativo. No tiene ningún sentido.

Conozco a mucha gente que está en la situación de mi hija, pero nadie se atreve a abrir la boca. La gente tiene miedo y es porque se enfrentan a radicales

–Van a acudir al Tribunal Supremo. ¿Cree que algún día se revertirá la situación?
–Quiero creer que sí, aunque costará mucho. Cuando esto se resuelva mi hija seguramente no viva aquí. Es un problema que ha ido creciendo durante 30 años y es tan culpable el PP como PSOE. El PP fue quien aprobó la ley de normalización lingüística y el PSOE quien la está rematando. La gente que viene de fuera tiene problemas para instalarse en Baleares. Hay falta de puestos de trabajo por lo mismo. Un cirujano puede venir y aprender catalán ya que se lo exigen, pero ¿y qué pasa con la familia que trae? ¿Esa mujer y esos hijos que, de repente, llegan a una escuela de España en la que solo se habla en catalán? Están abocados al fracaso escolar. Esto es intolerable y va a afectar a generaciones futuras. ¿Tan difícil es entender que se pueda estudiar en español en España?
Comentarios
tracking