03 de diciembre de 2022

Imagen de una de las vías de Collado Villalba

Imagen de una de las vías de Collado VillalbaAyuntamiento Collado Villalba

Sucesos

La Guardia Civil busca a un violador de menores de edad en la sierra de Madrid

Agentes del EMUME tratan de identificar desde octubre pasado a un agresor sexual que ya ha atacado, que se sepa, a dos jóvenes en Collado Villalba.

Hay nerviosismo en el ayuntamiento de Collado Villalba, una localidad al norte de Madrid. Un agresor sexual de menores anda suelto en su municipio desde hace semanas y todavía no han logrado detenerle. La Guardia Civil y la Policía Local andan tras su pista. La primera violación tuvo lugar hace sólo unos días, el viernes 28 de octubre.
Una menor iba caminando a casa cuando de repente, en la calle Playa de Freixeira, un individuo la asaltó por la espalda con gran violencia: «¡Si gritas te mato! No te lo voy a decir dos veces», la amenazó. La pequeña, de tan solo 16 años, quedó paralizada por el terror y su asaltante consumó la agresión con gran violencia, sin que nadie se hubiera dado cuenta de lo que estaba pasando.

Otro ataque a dos calles de distancia

El segundo asalto ocurrió ayer mismo. Lunes. Una joven caminaba tranquila por la calle, a plena luz del día, sobre las 14.30, tras salir del instituto. Las aceras estaban todavía mojadas, pero a esa hora ya había escapado. Iba a comer a casa. Justo cuando estaba metiendo la lleve en la cerradura del portal notó cómo una mano de hierro la agarraba desde atrás y tiraba de ella para evitar que accediese al imtrior. La adolescente, que acababa de cumplir los quince años, trató de zafarse mientras su agresor la retenía y la amenazaba con matarla si no obedecía. La suerte hizo que una persona apareciese, de repente, por allí y contemplase la escena. El agresor al darse cuenta de la presencia del testigo, liberó a la adolescente y emprendió la huida corriendo enloquecido. La niña rompió a llorar en una crisis de ansiedad, aterrorizada por lo que le había ocurrido. Cuando logró calmarse un poco pudo avisar a sus padres de lo que le acababa de ocurrir.
Solo hay dos calles de distancia entre el primer asalto y el segundo y la descripción del agresor coincide en ambos casos: varón, alto, moreno claro, de raza caucásica. La última víctima ha aportado muchos más datos hoy. Ayer los nervios se la comían y fue incapaz de prestar declaración. Hoy ha sido explorada (se llama explorar a la toma de declaración cuando son menores) por personal de EMUME (Equipo Mujer Menor) y psicólogas de la Guardia Civil. Los investigadores están tratando de acelerar las pesquisas por existe el convencimiento de que hay un depredador suelto en Collado Villaba y también de que volverá a actuar. Una fuente municipal desea mientras cruza los dedos: «Esperemos que la Guardia Civil lo pueda detener antes de que haya más víctimas».

Temas

Comentarios
tracking