Fundado en 1910

16 de junio de 2024

Cae el clan de los Farruku

Cae el clan de los Farruku

Cae el clan Farruku: el complejo entramado albanés que llenaba Europa de cocaína desde España

Diecisiete personas, casi todas con vínculos familiares, traían cocaína a Europa a cambio de llevar hachís a Sudamérica

En los años 2.000 se convirtieron en los grupos más temidos como especialistas en asaltos y atracos. Pero en este tiempo transcurrido se han ido especializando, han ido sofisticando su estrategia delictiva y se habían convertido en uno de los grandes capos del tráfico de cocaína en Europa. De hecho, la Guardia Civil vincula al clan de los Farruku que acaba de desmantelar con la entrada de «grandes cantidades de cocaína a través de los principales puertos europeos en los dos últimos años en Italia, Bélgica, Grecia, Portugal, Países Bajos o España».

Aunque su líder, Kreshnik Budlla, alias 'Niko', ha conseguido huir, la Guardia Civil ha dado por desarticulado el Clan Farruku, «una de las organizaciones criminales más importantes de Europa». En total, se han detenido 17 personas en Cádiz, Málaga, Madrid, Barcelona y Toledo; casi todas ellas con vínculos familiares. Otras 39 han sido detenidas en distintos países de Europa, se han aprehendido 10 toneladas de cocaína y otras tantas de hachís.

Así funcionaba el Clan Farruku

Es un clan compuesto principalmente por personas de origen albanés con vínculos familiares la mayor parte de ellos. Llevaban varios años asentados en España, principalmente en Madrid y la Costa del Sol, a los que le constan numerosos antecedentes, incluido el asesinato, y requisitorias en varios países europeos.

La principal fortaleza con la que contaba la organización era la gran capacidad logística que tenían para realizar estas operaciones por todo el mundo. En el caso de España, tal y como la Guarda Civil ha constatado a lo largo de la operación, contaban con una infraestructura compuesta por españoles, alguno de ellos empresarios o de profesiones liberales, que les daban cobertura y apoyo para facilitar la introducción de la droga en España.

Este apoyo iba desde el alquiler de vehículos y naves para ocultar la droga, hasta la creación y uso de empresas para facilitar la importación de la mercancía legal donde iba oculta la droga. Así, por ejemplo, en enero de 2022 se les incautó dos toneladas de cocaína en el puerto de Algeciras escondidas en un contenedor que transportaba merluza congelada desde Guayaquil (Ecuador).

Kilo-Kilo

Pero llama la atención la forma de conseguir la cocaína. Lo hacían mediante el método kilo-kilo, en el que dos organizaciones acuerdan cambiar hachís por cocaína aprovechándose mutuamente del bajo precio de cada producto en origen y del elevado precio de venta en destino. De ahí que se les haya incautado diez toneladas de hachís en Portugal.

Otra de las fortalezas de este entramado era su facilidad para cambiar de identidad. En un piso registrado en Madrid y que pertenecía al líder de la organización, se le han detectado hasta diez identidades diferentes, usaba uniformes de la Guardia Civil para sus desplazamientos en vehículo dentro del territorio español, evitando así ser identificado y posteriormente detenido por las requisitorias internacionales que pesaban sobre él. También se hacía pasar por inspector de Policía de su país natal, con competencias en investigación dentro de toda la Unión Europea.

El dispositivo en España ha contado con la participación de más de 250 agentes de diferentes unidades de la Guardia Civil, entre ellas la Unidad Especial de Intervención (UEI), el Grupo de Acción Rápida (GAR), el Centro Regional de Análisis e Inteligencia contra el Narcotráfico (CRAIN), el Servicio Cinológico y las Comandancias de Málaga, Madrid, Barcelona y Toledo.

Comentarios
tracking