Fundado en 1910

14 de julio de 2024

Acto de NEOS en defensa de la historia de España

Acto de NEOS en defensa de la historia de España

Paco Vázquez: «La ley de memoria liquida la reconciliación»

70 asociaciones se unen en defensa de la verdadera historia de España bajo el impulso de NEOS

'Unidos por España: una historia para unir, una historia para enseñar' es el manifiesto firmado por estas entidades que alerta del peligro en que se encuentran la libertad de expresión y la de cátedra

Aludía Ángel Mazo, del grupo de trabajo España Nación de NEOS, a unas palabras de Jaime Mayor Oreja con las que afirma que «una sociedad sin raíces es una sociedad sin futuro», y añadía que «si las tiene pero no las conoce es como si no las tuviera». «¿A dónde va entonces? (...) Puesto que somos producto de nuestra historia, la historia sirve para comprendernos, para dar sentido a nuestras vidas y a las de los que nos han precedido y a las de los que nos seguirán», señaló ante el auditorio que NEOS reunió este viernes en la Universidad CEU San Pablo de Madrid para clausurar el primer encuentro de asociaciones en defensa de la Historia de España organizado por esta plataforma cultural en colaboración con el Instituto de Estudios Históricos del CEU.

En total, 70 asociaciones histórico-culturales se dieron cita para firmar un manifiesto en el que, bajo el título 'Unidos por España: una historia para unir, una historia para enseñar', y que leyó María San Gil, una de las impulsoras de NEOS, se afirma que la historia de España «debe constituir un elemento de unión, de suma de sentimientos, afectos y voluntades» y debe servir «para preservar la paz y la unidad» y nunca para la división o el enfrentamiento. También, que conocer esa historia es un elemento «decisivo» para la formación de los españoles, y no hacerlo es uno de los motivos por los que hoy nos encontramos «en la tesitura de repetir errores que nos costaron muy caros en el pasado».

En ese manifiesto se alerta asimismo de que hoy están en peligro la libertad de expresión y la libertad de cátedra, y se recalca que para conocer la verdad histórica debe haber un clima «de serenidad y libertad» a la hora de investigar, de exponerla y de debatirla: «Ese clima está hoy gravemente amenazado a causa de la intromisión de la política partidista y sus intereses ideológicos». El texto proclama además la necesidad de que se enseñe en todo el territorio nacional una historia de España veraz, pues conocer nuestra historia común «es la simiente más importante para hacer crecer el amor a la patria común e indivisible de todos los españoles», más allá de que al vivir en una sociedad plural haya lógicamente interpretaciones diferentes sobre varias cuestiones.

España va a empezar un recorrido hacia la España plurinacional. Es una batalla a medio plazo, pero va a ser la batalla de verdad en España. No se puede perderJaime Mayor OrejaPresidente de NEOS

Jaime Mayor Oreja, presidente de NEOS, trasladó su convicción de que estas 70 asociaciones tienen mucho que hacer «en este futuro difícil que nos espera a los españoles». Y advirtió: «España va a empezar un recorrido hacia la España plurinacional, guiados por el derecho de la autodeterminación. Esto es una batalla a medio plazo. Pero va a ser la batalla de verdad de España. Tenemos que ganar esa batalla. No se puede perder», subrayó el exministro. Algo para lo que –añadió– solo se puede contar con todas estas asociaciones que en diferentes rincones de España homenajean a un personaje o acontecimiento relevante de nuestra historia: «Les necesitamos».

Carmen Iglesias, directora de la Real Academia de la Historia, mostró su apoyo a «todo lo que sea en bien de que la historia de España sea objetiva» y no ideológica. Intervino también Diego Rodríguez Ponga, director de proyectos de la empresa Pontica, especializada en el desarrollo de videojuegos, que presentó el videojuego Plus Ultra: legado y defendió que estos, si están bien hechos, también pueden ayudar a acercarnos a la verdad histórica.

La «demolición» de la España constitucional

«Estamos asistiendo a la demolición de la España constitucional», denunció Pedro Corral, historiador, escritor y diputado del PP en la Asamblea de Madrid. A su juicio, esta empezó con la aprobación en 2007 de la Ley de Memoria Histórica del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, porque con esta norma se rompía por primera vez «el gran acuerdo de la Transición, sobre el que se sustentan los valores de la concordia y la reconciliación», cimientos de nuestra Carta Magna, que era el acuerdo de no emplear la Guerra Civil como arma política, señaló el político.

«La izquierda rompió este acuerdo con una voluntad totalitaria para tratar de imponer su supuesta supremacía y hegemonía moral y política utilizando un pasado terrible que produjo dolor y sufrimiento en todas las familias españolas como arma para deslegitimar al adversario político con el fin de excluirle del sistema de la alternancia democrática», denunció.

Intervino también en el coloquio Jesús Sainz, técnico comercial, economista del Estado y vicepresidente del famoso parque histórico Puy du Fou, que viene acogiendo y sorprendiendo a millones de visitantes . «Narramos historias, leyendas, mitos, usos, costumbres», señaló Sainz. «De alguna manera venimos a sustituir esa figura del abuelo que a la luz de la lumbre de la chimenea les narraba a sus nietos las historias del pasado, de sus tierras, de su país». Puy du Fou «viene a ser un himno de amor a España», explicó.

Y a esas historias nos acercan también las películas y documentales de José Luis López-Linares. Escritor, director y productor de cine, ha cosechado éxito en taquilla especialmente con su documental España, la primera globalización, en 2021, y este año con Hispanomárica, canto de vida y esperanza. Esta última, contó, trata sobre «la necesidad de reconocernos juntos, como lo que somos, como hispanoamericanos».

Una comunidad formada por casi 600 millones de personas que compartimos la lengua, la fe, el catolicismo, y «una manera de estar en el mundo que es distinta a los demás». «Solo tenemos que darnos cuenta de que existimos, de que existe esa civilización de la que somos parte. (...). Está viva. No hay reconstruirla. Ha aguantado independencias, narcoestados, leyendas negras,...lo indecible. Sin embargo, seguimos existiendo, estamos ahí, nos reconocemos inmediatamente», expresó el cineasta.

Jamás en la historia de los últimos siglos España ha estado tan cerca de su descomposición cívica ni de su fragmentación territorialFrancisco VázquezExalcade de La Coruña

El último en intervenir fue el expolítico Francisco Vázquez. El que fuera alcalde de La Coruña desde 1983 hasta 2006 con mayorías absolutas y secretario del PSOE de Galicia, subrayó que en este momento «lo fundamental es que la sociedad asuma que hay que romper los silencios, porque al final se convierten en cobardías o en complicidades», tras lo que recibió un sonoro aplauso del auditorio. Vázquez denunció que «jamás en la historia de, por lo menos, los últimos siglos, España ha estado tan cerca de su descomposición cívica, pero sobre todo de su fragmentación territorial».

El exdirigente socialista cargó duramente contra la ley de memoria «nunca democrática» - apostilló- impulsada por el Gobierno de Pedro Sánchez, de la que criticó que «introduce una carga emocional en nuestro pasado inmediato, pone fin a la reconciliación nacional, la piedra angular de la Transición, imponiendo además un control autoritario del estudio y de la divulgación académica de la historia, propia de las ideologías radicales y populistas». Vázquez propuso derogarla y sustituirla por una ley de reconciliación nacional.

La ley de memoria, la política lingüística llevada a cabo en varias comunidades autónomas y las políticas educativas en materia histórica son, según señaló Vázquez, «tres factores que permiten implantar en nuestro país los objetivos políticos de las ideologías que son opuestas al proceso de transición política, son rupturistas con el modelo del Estado y son contrarias por tanto a la unidad nacional y a la vigente Constitución».

El expolítico denunció, en este sentido, la utilización de la educación que ha hecho el nacionalismo en varias regiones, «uno de cuyos instrumentos, además de la manipulación en la enseñanza de la historia, ha sido la imposición lingüística», o, como también la llamó, «la dictadura lingüística». E incidió especialmente en la cuestión educativa.

Según advirtió Vázquez, es a través de las aulas donde desde hace años «se van fraguando los golpes de Estado separatistas», dado que en ellas se forman generaciones de nacionalistas e independentistas. «Son las leyes y las normas de los gobiernos nacionalistas las que con sus manipulaciones históricas y sus inmersiones lingüísticas van imponiendo lo que podríamos hoy, en el presente de alguna comunidad autónoma calificar como nuevas leyes de Núremberg discriminando a quienes no hablan o a quienes no piensan como ellos», expresó.

Comentarios
tracking