15 de agosto de 2022

Estados Unidos, Rusia y China están embarcados en una carrera contrarreloj por lograr misiles hipersónicos

Estados Unidos, Rusia y China están embarcados en una carrera contrarreloj por lograr misiles hipersónicosKindelán

Ejército del Aire  ¿Podría España tener misiles hipersónicos?

Tres misiles hipersónicos en tres meses. El pasado 29 de mayo, el Ministerio de Defensa de Rusia informó de que había logrado lanzar con éxito su nuevo misil hipersónico Zircon. El misil fue lanzado desde la fragata Almirante Gorshkov en el Mar de Barents y alcanzó su objetivo a unas 625 millas (1.000 kilómetros) de distancia en el Mar Blanco. Previamente, a finales de marzo, el Ministerio de Defensa ruso aseguró haber utilizado misiles hipersónicos Kinzhal para atacar objetivos en Ucrania. El lanzamiento fue confirmado por Estados Unidos y suponía un nuevo paso en la escalada bélica, ya que estos misiles pueden alcanzar objetivos a una distancia de hasta 2.000 kilómetros y transportar cargas nucleares.
Unos días antes, el 17 de ese mismo mes, la US Air Force informó de que había llevado a cabo con éxito una prueba de su misil hipersónico AARW (Air-launched Rapid Response Weapon) AGM-183A, que fue lanzado desde un bombardero B-52H frente a la costa del sur de California y alcanzó velocidades hipersónicas. Se trata de un misil hipersónico de Lockheed Martin que pertenece al programa Hipersonic Air-breathing Weapon Concept (HAWC) de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA en sus siglas en inglés) del Pentágono. No obstante, a primeros de julio Estados Unidos sufría un revés en una prueba de vuelo de un nuevo sistema de misiles hipersónicos en Hawai, el denominado «Conventional Prompt Strike». En este caso los misiles son lanzados desde barcos y submarinos.
Esta misma semana, China dio un nuevo paso en la carrera hipersónica con Rusia y Estados Unidos con el lanzamiento del Feitan-1, un misil que utiliza un sistema de propulsión con tecnología 'RBCC', que combina varios efectos para aplicarse en las distintas fases de vuelo. En el verano de 2021 China habría probado con éxito el primer misil hipersónico, ganándole la carrera a Washington y Moscú con el misil DF-17, capaz de sortear las defensas más avanzadas del planeta, al poder ser desplegado desde el espacio, ya sea sobre un cohete, o desde cualquier satélite.
Misiles hipersónicos

Misiles hipersónicosKindelán

Misiles hipersónicos

Misiles hipersónicosKindelán

Las tres recientes pruebas de misiles por parte de estas tres grandes potencias tienen como telón de fondo la guerra entre Rusia y Ucrania y deja bien a las claras en qué terreno se juega la seguridad mundial. La carrera hipersónica comenzó hace tiempo, en los años 80 del pasado siglo, pero ha sido en las dos últimas décadas cuando se ha producido un sprint tecnológico por parte de las grandes potencias, que se ha avivado sin duda con la guerra en Ucrania.

Misiles hipersónicos

Los misiles hipersónicos, al igual que los tradicionales misiles balísticos que pueden cargar armas nucleares, pueden volar a más de cinco veces a la velocidad del sonido. Pueden trazar una trayectoria baja en la atmósfera, pudiendo alcanzar el objetivo más rápidamente, y hace que sea más difícil defenderse de ellos. Los misiles balísticos tradicionales toman una trayectoria en arco. Además, un misil hipersónico se puede maniobrar, haciéndolo más difícil de rastrear e interceptar. Los misiles hipersónicos pueden ser usados para lanzar ojivas convencionales más rápidamente y de forma más precisa que con otros misiles. Su funcionamiento supera los sistemas de defensas antiaéreas existentes, que por ahora solo tienen capacidad de interceptar misiles convencionales (balísticos y de crucero).
En este contexto, la pregunta está clara: ¿podría España tener misiles hipersónicos, capaces de transportar cabezas atómicas, viajar a cinco veces la velocidad del sonido y dejar atrás gran parte de las defensas contra misiles?
Vayamos por partes. El Gobierno de Pedro Sánchez no contempla el desarrollo de armas nucleares ni hipersónicas. A lo largo de los últimos 70 años, España se ha planteado en varias ocasiones el desarrollo de armas nucleares. Hoy en día, la posición oficial sobre las armas nucleares es favorable al desarme y a la no proliferación. España está en contra de la realización de ensayos nucleares y ha firmado media docena de tratados internacionales en este sentido. Este factor, sumado a su elevadísimo coste económico, hace que hoy por hoy sea una posibilidad remota en nuestro país.
Lo más parecido que existe a un proyecto en este sentido es acariciado por el Ejército del Aire desde hace tiempo, pero está en el dique seco: el nuevo avión de entrenamiento militar y caza ligero AFJT (Airbus Future Jet Trainer). Un aparato con la posibilidad de volar en modo supersónico y la posibilidad de portar armamento. Incluso podría evolucionar y adaptarse a un rol de caza ligero de ataque. El aparato dispondría de un sistema de sistemas de entrenamiento en tierra y otro de entrenamiento en vivo.
Sea como sea, esta posición es ratificada en la Estrategia de Seguridad Nacional de 2021, donde el capítulo dedicado a las amenazas se recoge que la proliferación de las armas de destrucción masiva, en las que se incluyen las armas nucleares, entre las amenazas para la paz y seguridad internacional. La Estrategia de Seguridad dice: «La modernización y el aumento del arsenal nuclear de China, India y Pakistán, junto con los avances del programa nuclear de la República Popular Democrática de Corea y el programa de enriquecimiento de uranio en Irán, contribuyen a diseñar un orden nuclear cada vez más multipolar. Este escenario podría desencadenar una nueva carrera armamentística definida por la posible reanudación de pruebas nucleares y el desarrollo de nuevas armas. A esto se suma la precariedad de los tratados vigentes para el control de la proliferación de armas de destrucción masiva y de sus vectores de lanzamiento».
En este contexto, en mayo de 2021, Vox presentó en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley en la que reclama al Gobierno el impulso de la tecnología hipersónica para el desarrollo de armas de última generación.
Vox quiere que el Gobierno impulse el desarrollo de la tecnología hipersónica para misiles y otro tipo de armamento, siguiendo los pasos de países como Estados Unidos, China o Rusia. El partido de Santiago Abascal subrayaba entonces el cambiante escenario internacional y la necesidad de mantener una actitud «proactiva», anticipándose a «los desafíos y amenazas que deparan los nuevos tiempos».
En Europa, Vox asegura que Francia también está ya inmersa en el estudio de esta tecnología, sumándose a este «punto de inflexión en el modo contemporáneo de hacer la guerra». «La adquisición de este tipo de armas por parte de países con intereses antagónicos a los de España y a los de nuestros socios comunitarios dejan a nuestras Fuerzas Armadas en una situación de debilidad que genera una grave situación de indefensión», advierte el partido de Abascal.
Comentarios
tracking