Al tenazónRafael del Campo

El antitaurinismo del ministro Urtasun

Actualizada 05:00

Los aficionados a los toros debemos agradecer al ministro Urtasun que, al suprimir el Premio Nacional de Tauromaquia, haya puesto el toreo de máxima actualidad, especialmente en estas fechas en que arranca la temporada taurina. Y todo ello gratis, sin reclamar comisiones, dádivas en especie ni ningún otro tipo de emolumento: gracias, señor Ministro.
El referido premio fue instituido por el gobierno de Rodríguez Zapatero, de gratísima memoria, en el año 2.011, y, ahora, un gobierno de la misma cuerda y con afinidades ideológicas siamesas, lo suprime. Esto podría calificarse de incongruencia, falta de criterio, o de servidumbre a los «podemitas»….aunque si le preguntaran a Pedro, «el dimisionario interruptus», diría, haciendo uso de ese escapismo desvergonzado y caradura que lo define, que es , simplemente, un «cambio de opinión».
El efecto negativo de esa decisión ministerial es inexistente : las comunidades autónomas se han aprestado a decir que instituirán un premio similar, de manera que , pese a quien pese, el Premio Nacional de Tauromaquia, seguirá existiendo. (¿ A que jode, Urtsasun? ) Las consecuencias positivas, por el contrario, son palpables: el toreo está en los medios de comunicación, las plazas se llenan más que antes y los aficionados nos unimos, pues tenemos claro que hay sectores que vienen a por nosotros.
Yo creo que en la veleidad del ministro Urtsasun subyace la postura ideológica que desea aniquilar lo español, lo tradicional y lo rural…Más o menos en línea con la llamada agenda 2030. Y para ello se vale de un instrumento animalista y trata de ir minando a la Tauromaquia, como pilar que es de lo hispano y de sus señas de identidad.
Ante estos ataques, los taurinos, para defender el toreo, han utilizado tradicionalmente argumentos diversos : el de la libertad, el del respeto a las tradiciones, la salvaguarda medio ambiente que la dehesa taurina preserva, el valor cultural del toreo o la importante contribución de la Fiesta de los Toros a la economía nacional, …..
Cierto que son motivos contundentes pero que, en mi opinión, quiebran ante el principal argumento a favor de la Fiesta: una sociedad madura , que entiende la vida como lo que es, y que no cree en los cuentos de hadas ni en los Teletubbies, no puede ser anti taurina.
Me explico: la vida tiene sus reglas, sus servidumbres, sus exigencias. Existen la desgracia, el dolor, la contradicción. Y un principio rector inexorable: el de la utilidad. La especie que no es útil desaparece, igual que el órgano que no cumple función, se atrofia, o la maquina que deviene obsoleta deja de fabricarse.
El toro bravo, sin corridas de toros, no existiría. El toro bravo es una especie que vive como rey de la dehesa bastante mejor que el resto de los animales . Es tratado con respeto y dignidad y muere en la plaza, tras una pelea que no dura más de media hora. Hay científicos que, con muy fundados estudios, dudan de que el toro sufra o de que lo haga a niveles apreciables.
En todo caso : ¿ no sufren también las ovejas y vacas del norte de la península cuando son despedazadas y mutiladas vivas por el ataque de los lobos ? Si siguiéramos la lógica «animalista» que utiliza Urtasun habría que aniquilar a los malvados lobos. ¿ Y qué decir, por ejemplo, de los mustélidos : ginetas, meloncillos, comadrejas… y de su crueldad con el pequeño roedor, aves y demás? Habría, pues, que acabar con los mustélidos o con sus víctimas. Erradicar a uno de los dos grupos para que no hubiera sufrimiento
Otra pregunta: ¿ Qué destino aguarda a los leones viejos en la selva ? Se sabe que son desafiados por otros machos jóvenes y son expulsados de la manada. Crecientemente débiles y sin posibilidad de cazar en grupo, mueren de hambre o devorados por otros depredadores menores que, en tiempos pasados, los temieron…Urgiría , pues, eliminar a los leones para que no sufran una cruel agonía…
Podría ilustrar estas líneas con otros ejemplos más extravagantes: pobres gambas cocidas, pobres almejas, pobres navajas a la plancha…. Pero , al final, lo que importa es resaltar que la vida, que la naturaleza, es como es…nos guste o no. Y que esas medidas anti taurinas son propias de gente inmadura que vive al margen de la realidad incontrovertible y tozuda que son las leyes de la naturaleza.
La Fiesta de los Toros, por supuesto, debe adaptarse a los tiempos. Pero debe entenderse como una manifestación cultural y artística que se desarrolla en el mundo real, no en un mundo ideal que no existe.
Señor Urtasun, si quiere atacar a la Tauromaquia, no ponga excusas y desvele las razones reales que no son otras que uniformar a la sociedad, desarraigarla de lo rural, arrancarnos nuestra señas de identidad, y hacernos a todos borregos estabulados en las ciudades, sometidos a los dictados de los « progres».
Le reto, finalmente, a que salga a la calle, e interrogue a cualquiera que se cruce por la identidad del titular del Ministerio de Cultura de España. Y cuando le responda el silencio, vuelva a preguntar. Pero esta vez sobre quien es Curro Romero…o Roca Rey…o Espartaco…Le aseguro que de su ego, si tiene algo, no van a quedar ni las raspas….Y entonces le sugeriría: si la gente tiene menos apego al ministro de cultura que al toreo…¿ Por qué no le abolimos a usted ?
Comentarios

Más de Córdoba - Opinión

Córdoba - Opinión

El camino

tracking