Fundado en 1910

22 de junio de 2024

Madre e hijo

Madre e hijoPexels

¿Eres un padre helicóptero? Así perjudica a tu hijo

El padre helicóptero lo es por amor a sus hijos y, desde el cariño, intenta protegerles de todo lo que les rodea: del dolor, del fracaso, incluso del aburrimiento

En el año 1969, en consulta con su psicólogo, un niño confesó estar harto de que su madre le sobrevolara todo el día como un helicóptero. Desde entonces, el término quedó registrado y comúnmente empleado para definir a un tipo de padre concreto: aquel pendiente de todos los movimientos y necesidades de su hijo.

«No corras, que te vas a caer» es una de las frases más repetidas con niños y, como esta, muchas más: «Come más despacio», «no subas ahí», «ponte mejor la camisa verde»... que son ejemplo de padres que toman todo tipo de decisiones por sus hijos.

Pueden parecer inocentes, pero dichas con excesiva frecuencia pueden llegar a ser perjudiciales para el desarrollo emocional, e incluso profesional, de los hijos. Los padres helicóptero, superprotectores, se engloban dentro del hiperparentalismo, el fenómeno paternal que muestra una excesiva atención a sus descendientes.

Hiperpadres

El padre helicóptero lo es por amor a sus hijos y, desde el cariño, intenta protegerles de todo lo que les rodea: del dolor, del fracaso, incluso del aburrimiento. Otras vertientes hiperparentalistas pueden ser el padre quitanieves o cortacésped –los que allanan el camino de sus hijos a cada paso– los padres tigre –los más exigentes, que buscan la perfección de los niños– o el padre mayordomo o secretario –el que le organiza y carga su mochila–.

Puede parecer inofensivo, pero sus consecuencias se alargan en el tiempo más de lo que pueda sospecharse. Un estudio realizado por la Universidad de Grazi, en Ankara (Turquía), afirma que «los niños no pueden lograr la independencia necesaria si los padres intentan resolver sus problemas y desafíos».

Autoestima más baja

Se suele decir que de tal palo, tal astilla, pero en este caso: de padres sobreprotectores, niños dependientes. Pero también con una mayor probabilidad de tener más baja autoestima. Otra investigación, esta de la Universidad Brigham Young de Utah (Estados Unidos) y publicada en la revista científica Emerging Adulthood, desveló que los niños superprotegidos tienen una mayor probabilidad de desarrollar conductas de riesgo, como el consumo excesivo de sustancias no recomendadas, como el alcohol. Los autores de este estudio describieron a los padres helicóptero como aquellos que no dejan que sus hijos se conviertan en adultos por sí mismos.

Con respecto al desarrollo emocional de los niños y su autocontrol, otra publicación al respecto es la que elaboró la Asociación Americana de Psicología. En esta, se probó que el control excesivo de los padres afecta negativamente a la capacidad de un niño para gestionar sus emociones y su comportamiento.

Cuando crezcan y sean adultos

Nicole B. Perry, autora principal del estudio, explicó cuando fue publicado que «los niños que no pueden regular sus emociones y comportamiento de manera efectiva tienen más probabilidades de portarse mal en clase, tener más dificultades para hacer amigos y tener dificultades en la escuela».

Poniendo la mirada en el largo plazo, en cuanto los hijos de padres helicóptero crezcan y se conviertan en adultos, un último estudio mostró que una crianza excesivamente protectora puede dañar sus perspectivas laborales futuras. Un equipo de la escuela de negocios Craig, de la Universidad de Fresno, California, hicieron una encuesta a más de 450 alumnos del centro, y en ello observaron que la diferencia más clara entre los estudiantes con padres helicóptero era su falta de confianza en su capacidad para completar tareas y alcanzar metas.

Comentarios
tracking