27 de mayo de 2022

Cristina Pedroche, con algunos de los últimos looks que ha lucido en Fin de Año

Cristina Pedroche, con algunos de los últimos 'looks' que ha lucido en Fin de AñoRedes sociales

Los vaivenes de Cristina Pedroche: de utilizar su cuerpo como reclamo a abandonar las redes sociales porque la critican

La televisiva siempre ha comprendido el juego pero ya se sabe que el que juega con fuego se acaba quemando

Es innegable el hecho de que Cristina Pedroche ha conseguido ser una más en las cenas de Nochevieja de los hogares españoles gracias a la expectación que genera su atuendo. Año tras año desde 2014, la colaboradora de televisión consigue superarse a sí misma con un conjunto más sorprendente todavía si cabe que el anterior, cuyos ingredientes no son nuevos: mucha carne a la vista con altas dosis de provocación. Nunca le ha importado ser la comidilla ni el centro de las críticas. En su cabeza aplicaría eso de mientras se hable, da igual si mal o bien. Sabía lo que implicaba utilizar su cuerpo como reclamo para ganar audiencia y le ha funcionado (sin hablar de la cantidad que se embolsa por ese día).
Cuenta con una fuerte personalidad pero este año no ha sido como los anteriores. Se sintió especialmente orgullosa del estilismo escogido junto a Josie, su talismán, para renacer como mujer y reaparecer incluso sin pelo (aunque esto al final se trató de un truco de caracterización). Pero, tras la euforia vivida la última noche del año, se dio de bruces.
Los comentarios y críticas sobre su estilismo parecen haber sido más feroces que de costumbre, o eso le ha parecido a ella. Quizá haya dejado de comprender el papel que juega esa noche –el que ella se ha creado– y ha terminado por ser sensible a las críticas que siempre ha tenido. Como ella misma confesaba tras las Campanadas, son días difíciles. 
Ha necesitado tomarse un descanso y dejar las redes sociales (temporalmente) para asumir que no todo lo que hace gusta. «No se me ocurría otra forma y otro medio mejor en el que abrirme en canal y explicaros cómo me estoy sintiendo estos días. Aunque no lo parezca están siendo días difíciles. Y aunque intento mantenerme un poco al margen y no leer nada, siempre hay comentarios o gestos que me llegan y que me hacen sentir mal. Mal no, muy mal», escribía horas después de Nochevieja. En su caso podría aplicarse eso de que el que juega con fuego se acaba quemando.
Comentarios
tracking