07 de octubre de 2022

Se mostró visiblemente emocionada cuando acudió al juicio que la podría mandar a prisión 3 años

Se mostró visiblemente emocionada cuando acudió al juicio que la podría mandar a prisión 3 añosGTRES

Gente

El Rocío, la nueva 'jaula de oro' de Isabel Pantoja tras vender Cantora

La tonadillera busca un nuevo refugio ante la posibilidad de entrar de nuevo en prisión

Después de su última aparición en el juzgado, Isabel Pantoja parece tener claro que quiere olvidar todo lo que le ata a una de las etapas más duras y oscuras de su vida. A la espera de conocer el resultado de su declaración ante el juez del pasado 22 de marzo y descubrir si es declarada culpable o no del presunto delito de insolvencia punible y condenada a tres años de prisión, Isabel Pantoja ha tomado una decisión radical que cambiará el rumbo de su vida.
En uno de los peores estados anímicos a los que se ha enfrentado –su sobrina Anabel ha recordado en Sálvame que se está enfrentando a una dura depresión– la tonadillera abandona su jaula de oro, Cantora. Tal y como reveló hace unos días Antonio Rossi en El programa de Ana Rosa, Isabel ha tomado la decisión de vender la finca en la que se ha refugiado durante los últimos años porque «se le cae la casa encima». Desesperada por irse tras la muerte de su madre, con la que residía allí, ha comenzado a tramitar con su hijo Kiko Rivera la venta para que esta se produzca cuanto antes.
Su hermano Agustín está decidido a que abandone Andalucía y empiece esta nueva etapa de su vida en Madrid, junto a él y el resto de su familia. Sin embargo, ella parece empeñada en recluirse en otra de sus propiedades, El Rocío. Se encuentra la aldea del mismo nombre en Almonte (Huelva) y la adquirió por 93.000 euros. Un precio bastante asequible teniendo en cuenta los lujos y las dimensiones del espacio. Consta de 400 metros cuadrados distribuidos en dos plantas, en las que hay 10 habitaciones, varios baños y aseos que podrían dar cobijo hasta a 12 personas. Mientras en la planta superior, podemos encontrar estas estancias, la inferior está dedicada a las zonas comunes.
LA CANTANTE ISABEL PANTOJA Y EL ALCALDE DE MARBELLA JULIAN MUÑOZ DURANTE LA ROMERIA DEL ROCIO 2003
CR / LA / ©KORPA
04/06/03
HUELVA

La cantante y el entonces alcalde de Marbella disfrutando de El Rocío en compañía de amigosGTRES

En ellas precisamente guarda recuerdos felices de distintos momentos de su vida, especialmente cuando aún mantenía una relación con Julián Muñoz. Pero no solo de él, sino sobre todo de Paquirri, cuyos recuerdos pueblan cada rincón decorativo de la casa. Hasta en las propias verjas de la puerta se puede leer un gran FR, que hace alusión a Francisco Rivera.
Al ser la típica vivienda rústica situada en el campo, la cantante podría encontrar la paz, tranquilidad y privacidad necesaria ante la posibilidad de ingresar en la cárcel. Su hijo Kiko ya la convirtió en su refugio para intentar superar sus adicciones, un retiro en el que ella solo estuvo a su lado durante nueve días, tal y como él mismo explicó. «Se limitó a cambiar las cortinas de la casa», reconoció.
La tristeza y la desolación que ahora siente la cantante a raíz del fallecimiento de su madre se ha sumado a las deudas de mantener una finca de más de 500 hectáreas y a varios asuntos judiciales por los que podría volver a prisión. El abatimiento, además, por haber perdido relación con sus hijos, Kiko e Isabel, parecen marcar el rumbo de la cantante hacia El Rocío, como una de las tantas romerías que la llevaron allí en compañía de Julián Muñoz. Lejos quedan, eso sí, las idílicas imágenes que nos regalaban. Isabel parece vivir ahora de puertas para dentro y se deja fotografiar en rara ocasión por la prensa. La próxima vez será, de nuevo, en los juzgados.
Comentarios
tracking