28 de mayo de 2022

La ciudad de Cork en 1921

La ciudad de Cork en 1921

Hace 100 años en El Debate

11 de diciembre de 1921: cuando Irlanda se separaba de Gran Bretaña

El 11 de diciembre de 1921 era noticia la creación del nuevo Estado libre de Irlanda poniendo fin a una lucha de casi siete siglos. 
El Debate informó de los antecedentes del conflicto: hasta principios de 1920, Irlanda y Gran Bretaña eran un mismo país. Sin embargo, no todos los irlandeses estuvieron de acuerdo con la unión por lo que comenzaron una serie de sublevaciones en 1867 con la esperanza de la libertad. 
A finales del siglo XIX surge un movimiento denominado «Home Rule» que abogaba por una autonomía para Irlanda con el objetivo de la creación de un parlamento irlandés dentro del Reino Unido. Se presentaron tres proyectos: el primero en 1886, pero no superó la Cámara de los Comunes; la segunda en 1893, que tras ser aprobada por la Cámara de los Comunes fue rechazada por la Cámara de los Lores y un último intento en 1912 aprobada por el Parlamento, pero no entró en vigor por el estallido de la Gran Guerra. 
A pesar de que tras el comienzo de la Primera Guerra Mundial, las sublevaciones independentistas se calmaron, en 1916 ocurrió en Dublín una rebelión conocida como el «Alzamiento de Pascua» cuyo objetivo fue poner fin al dominio británico en Irlanda y establecer una república independiente, pero el ejército británico pudo controlar y parar la insurrección. Dos años más tarde se celebraron elecciones generales en las que gana el partido nacionalista Sinn Féin que un año más tarde, en 1919 declararía la independencia de Irlanda. El Gobierno inglés se opuso y se negó a reconocer aquella independencia provocando una guerra de guerrillas.
El Gobierno inglés creó un comité para encontrar una solución a los episodios violentos que atravesaba el país y la respuesta más rápida que contempló fue la partición de Irlanda en dos. En 1920 formaron las bases del Acta del Gobierno de Irlanda por la que Irlanda quedaba partida en Norte y Sur y conseguía la ansiada autonomía, aunque continuaría unida a Gran Bretaña. 
La partición fue concretada en 1921, pero las tensiones en el norte continuaron durante décadas y se intensificaron con el inicio del conflicto norirlandés en 1968, que desató una ola de violencia y se prolongó por 30 años.
Comentarios
tracking