Fundado en 1910

24 de abril de 2024

Hombres del 11.º Batallón del Regimiento de Cheshire en la Batalla de Somme

Hombres del 11.º Batallón del Regimiento de Cheshire en la Batalla de Somme

Picotazos de historia

El peor día en el Frente Occidental durante la Gran Guerra

1 de julio de 1916. 7:20 am. Una cámara de cinematógrafo capta el momento en que se alza el suelo tras detonar una mina con dieciocho toneladas de amonal. Ocho minutos más tarde 16 minas más son activadas. A las 7:30 am se da la orden de atacar a 13 divisiones inglesas, otras seis quedan en reserva, en un frente de 20 kilómetros de largo, en el Somme.
Han arrojado sobre las líneas alemanas más de millón y medio de proyectiles con idea de destruir las fortificaciones y abrir agujeros en las alambradas. Pero los proyectiles de alto poder explosivo (HE) penetran en el suelo y, al explosionar, levantan las alambradas que, al caer a tierra, se tornan en impenetrables marañas de alambre de espino.
Cada soldado inglés, cada «Tommy», lleva un triangulo de hojalata colgado en la espalda para que, al reflejar el sol, la artillería inglesa pueda ajustar el tiro de sus piezas. También llevaban –y eso es lo más terrible– un fusil con su bayoneta y funda, balas de 170 a 220, dos granadas de mano, una capa impermeable, dos sacos de aspillera, un casco de acero, dos mascaras antigás y unas gafas protectoras, botiquín y yodo, una tela impermeabilizada para el suelo enrollada sobre la mochila. La mochila contenía el equipo para el rancho, material de aseo, una toalla, dos pares de calcetines de repuesto, raciones para dos días más la ración de emergencia y un libro de señales. 
A todo esto había que transportar cizallas para cortar el alambre de espino, palas y zapapicos, bengalas de señales y pistolas Very para dispararlas, estacas de metro y medio de largo para reforzar las trincheras, sacos con munición para las ametralladoras Lewis, puentes de trinchera de seis metros de largo, bombas Bangalores (tubos rellenos de explosivos de cinco metros de largo para limpiar alambradas), escalas de madera para trinchera, granadas para rifle, cubos con granadas de mano de repuesto...
Soldados británicos durante la Batalla de Somme

Soldados británicos durante la Batalla de Somme

En total se consideraba que cada soldado soportaba una carga que variaba entre 30 y 40 kilogramos, lo que le impedía correr o tirarse al suelo o incorporarse con rapidez.
En algunos sectores las ametralladoras alemanas cesaron el fuego, asqueados por la carnicería. Cuando fue evidente que no se podía avanzar, el Major General Sir Beauvoir de Lisle informó que el ataque fracasó «porque los muertos no podían seguir avanzando», los heridos intentaron arrastrase penosamente hacía sus líneas para descubrir que, los triángulos de hojalata que tenían en sus espaldas para mostrar el avance de las líneas a la artillería propia, lo que hacían ahora era señalar su posición y movimiento a los tiradores alemanes.
El periódico The Times acostumbraba a publicar los listados de los oficiales muertos y heridos, cuando se tuvo el listado oficial publicó 26 paginas orladas en negro. El efecto fue tal que se prohibió volver a hacerlo.
En un solo día el Ejercito de Gran Bretaña y su Imperio tuvo casi 58.000 bajas. El avance máximo no llego a un kilómetro y medio.
Comentarios
tracking