Fundado en 1910

16 de julio de 2024

Fotografía de Isabel como Reina de Hungría (por Emil Rabending [cs], 1867)

Fotografía de Isabel como Reina de Hungría (por Emil Rabending [cs], 1867)

Dinastías y poder

¿Qué sabemos de las hijas de Sissi, la inolvidable y controvertida Emperatriz?

Desde su matrimonio con el Emperador Francisco José en 1854, la vida de Isabel de Baviera se convirtió en objeto de comentarios y rumores

La creación de mitos puede tener esas cosas: parecer que lo sabemos todo del personaje. Desde su matrimonio con el Emperador Francisco José en 1854, la vida de Isabel de Baviera se convirtió en objeto de comentarios y rumores. Primero la relación con su suegra, la autoritaria archiduquesa Sofía. Después sus «crisis de melancolía», la afición exagerada al deporte, los trastornos alimenticios y supuestas infidelidades.

La trilogía de Ernst Marichka nos ofreció una visión edulcorada del personaje, aunque la reciente serie alemana La Emperatriz (2022) quizá se ajuste un poco más, al carácter excéntrico de otra lunática de la dinastía de los Wittelsbach. El cine nos ha contado también que su único hijo varón y sucesor, Rodolfo, murió en extrañas circunstancias en Mayerling junto a su amante María Vetsera. Pero Sissi tuvo también otras dos hijas que llegaron a la edad adulta: Gisela y María Valeria.

Grabado que representa a la familia real húngara en el palacio de Gödöllő (hacia 1870).

Grabado que representa a la familia real húngara en el palacio de Gödöllő (hacia 1870).

Su primogénita, Sofía, había muerto a los dos años de edad como consecuencia de unas fiebres durante una estancia de los emperadores a Budapest. El hecho de ser mujeres, complicaba la sucesión en el Imperio. Todo el protagonismo se lo llevó el archiduque Francisco Fernando, heredero del Emperador y cuyo asesinato en 1914 sería el detonante para el estallido de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, las hijas de Sissi sobrevivieron a sus legendarios padres llegando a ver el final del Imperio de los Habsburgo.

Gisela, nació en Viena en 1856. Era la segunda hija de Sissi y Francisco José y se educó bajo la atenta y rígida vigilancia de su abuela. Su madre, poco disciplinada con las responsabilidades reales, hubiese preferido para la niña una vida menos protocolaria, pero se plegó a los mandatos imperiales. Gisela se casó con el príncipe Leopoldo Maximiliano de Baviera en 1873 y dio cuatro nietos a la divinizada emperatriz. Gisela falleció en Munich en 1932. Una de sus nietas, Augusta Seefried, contrajo matrimonio con Adalberto de Baviera, hijo de la infanta española Paz de Borbón, quien llegará a ser designado en 1952 embajador de la República Federal de Alemania en España. Esa boda, celebrada en Salzburgo en la primavera de 1919, fue la primera en volver a reunir a la realeza tras los duros años de la guerra.

María Valeria fue la menor de las hijas de Sissi. Nació en 1868 en el castillo de Godollo (Hungría) y desde niña estuvo marcada por los rumores de los amoríos de su madre con el conde Andrassy. Hacía pocos años que sus padres habían sido coronados reyes de Hungría resultado de las reivindicaciones nacionalistas y es cierto que Sissi pasaba largas temporadas en tierras magiares. Pero nada certifica esa supuesta bastardía por más que el imaginario popular se refiera a ella como la «hija húngara» de Sissi.

También fue la más querida. Impetuosa como su madre, María Valeria desafió a la corte para casarse con Francisco de Austria que, aunque lejano en parentesco, no reunía alcurnia suficiente para la hija de un Emperador. Además, había trascurrido apenas un año desde la muerte del archiduque Rodolfo por lo que la cuestión de la sucesión era tema de controversia. Aquel matrimonio morganático forzó a Valeria a renunciar a sus derechos dinásticos. El matrimonio tuvo diez hijos. Uno de sus descendientes transformó el pabellón de caza de los Habsburgo en las montañas del Tirol, cerca de Bad Ischl –la ciudad-balneario en la que Sissi y Francisco José se conocieron en 1853–, en un turístico hotel y restaurante. María Valeria falleció en 1924.

Al existir en el Imperio Austrohúngaro una ley sálica que impedía el acceso de las mujeres al trono, la sucesión pasó al archiduque Francisco Fernando. Era hijo del tercero de los hermanos de Francisco José (el segundo fue el malogrado Maximiliano de Méjico) y también tuvo problemas a la hora de contraer matrimonio: lo hizo en 1900 con la condesa Sofía Chotek, dama de corte de la madre de la regente española María Cristina de Habsburgo, pero con exigua sangre real. Al tratarse también de un matrimonio morganático, ella renunciaba a ser Emperatriz, así como a los derechos dinásticos para sus futuros hijos. Tuvieron tres, muy niños aún cuando se produjo el asesinato de Sarajevo. En noviembre de 1916 fallecía el ya anciano Francisco José. La sucesión pasaba a Carlos de Habsburgo, primero de los hijos del archiduque Otto y último Emperador de Alemania.

Comentarios
tracking