27 de septiembre de 2022

El secretario general de la OTAN, Jens StoltenbergAFP
El secretario general de la OTAN, Jens StoltenbergAFP
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg

El secretario general de la OTAN, Jens StoltenbergAFP

Día 29 de guerra en Ucrania

La OTAN se blinda ante un posible ataque ruso con armas químicas y nucleares

Los aliados acordaron en la Cumbre de Bruselas un mayor despliegue en el flanco oriental de la OTAN

Nuevos sistemas de defensa frente a ataques químicos, nucleares y biológicos, 4 nuevos batallones en Europa oriental, nuevas sanciones, más armamento a Ucrania y mayor inversión en defensa.
Los aliados de la OTAN acordaron este jueves en la Cumbre celebrada en Bruselas un paquete de medidas para aumentar la presión sobre Rusia y forzar al presidente Vladimir Putin a poner fin a la invasión.
Según explicó el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa posterior a la Cumbre, la medida más destacada acordada por los miembros de la OTAN ha sido «activar los sistemas de defensa química, biológica, radiológica y nuclear de la OTAN» ante un hipotético ataque ruso con este tipo de armas de destrucción masiva.
Stoltenberg advirtió que «el uso de armas químicas cambiaría la naturaleza del conflicto y tendría consecuencias devastadoras».
El secretario general de la OTAN subrayó que un ataque de Rusia en Ucrania con armas químicas «afectaría al pueblo ucraniano, pero también a la gente que vive en los países de la OTAN. Esos agentes químicos llegarían a nuestros países».

Un pretexto para atacar

En ese sentido, se mostró convencido de que Rusia trata de crear «un pretexto para acusar a Ucrania y a los aliados de la OTAN que justifique el uso de armas químicas».
Para afrontar las consecuencias de un ataque de esta naturaleza, la OTAN se dotará de equipos de protección frente a ataques con armas químicas, biológicas y nucleares, anunció Stoltenberg.
La OTAN, por medio de su secretario general, anunció también el despliegue de cuatro batallones adicionales en Bulgaria, Rumanía, Hungría y Eslovaquia, lo que elevaría a 8 el número de batallones multinacionales de la OTAN en Europa del Este, «desde el Mar Negro al Mar Báltico».
Los detalles del despliegue, señaló Stoltenberg, se decidirán en la Cumbre de la OTAN en Madrid el próximo mes de junio, aunque adelantó que incluirá el aumento de potencia por tierra, mar y aire, con aviones de combate, sistemas anti misiles y navíos de guerra.
Asimismo, anunció más ayuda militar y financiera a Ucrania, «para que pueda defenderse». «La Alianza está equipando a Ucrania con defensas militares, con misiles antitanque y drones muy eficaces, y ayuda financiera y humanitaria. Esto incluye apoyo en ciberseguridad y defensa frente a armas radiológicas, químicas, nucleares y biológicas».
Detalló que «la OTAN da apoyo significativo a Ucrania y ofrece sistemas de defensa, armas y sistemas que permiten atacar a tanques y derribar aviones y drones».
Además de reiterar el compromiso de la OTAN «de asegurar que el conflicto no vaya a más» y que no desborde las fronteras ucranianas, «eso sería aún más peligroso y devastador», anunció un esfuerzo para defender a otros países amenazados por Rusia. En concreto, citó Georgia y Bosnia y Herzegovina. Al mismo tiempo, insistió en que «los aliados hemos acordado no desplegar tropas en Ucrania».

China cómplice

Sobre el papel de China en el conflicto, la OTAN hizo «un llamamiento a China para que no apoye los esfuerzos militares de Rusia. China debe utilizar su influencia en Rusia y promover una resolución de paz inmediata. Bielorrusia debe dejar de ser cómplice en la invasión Rusia».
«China debe unirse al resto del mundo, condenar la invasión a Ucrania y no apoyar a Rusia ni con asistencia militar ni financiera».
Los aliados de la OTAN también reforzaron su compromiso con la política «de puertas abiertas de la OTAN bajo al artículo 10 del tratado de Washington» que permite la ampliación de la Alianza Atlántica.
Recordó que los países de la OTAN deberán hacer un mayor esfuerzo para garantizar la seguridad: «La seguridad no es gratis y hacer más tendrá un costo. Por eso, los miembros de la OTAN han decidido aumentar sus inversiones y hacer un esfuerzo respecto a las sanciones».
Esos esfuerzos se traducirían en «aumentos significativos en el gasto de defensa», e insistió en que «en estos tiempos peligrosos la colaboración transatlántica es vital».
«La invasión de Putin a Ucrania ha cambiado nuestro entorno de seguridad a largo plazo, tenemos una nueva realidad, y la OTAN va a responder a largo plazo», añadió.
Sobre la dependencia energética de Rusia, detalló que «la OTAN está coordinando sus esfuerzos en lo que se refiere a seguridad energética para diversificar la oferta y reducir la dependencia de Rusia».
Comentarios
tracking