05 de julio de 2022

Manifestación provida en Estados Unidos

Manifestación provida en Estados UnidosGetty Images via AFP

La mayor impostura legal de la historia: «Roe contra Wade» y la promoción del aborto

La anulación de «Roe vs. Wade», no solo será un acto de justicia, sino un avance hacia el buen sentido a favor de la vida humana

Es inminente que el Tribunal Supremo de EE.UU. emita una sentencia histórica, que hará justicia a una de los mayores imposturas de todos los tiempos: Anular su decisión, de 1973, en el caso «Roe contra Wade».
La revocación de «Roe vs. Wade» debería tener profundas implicaciones para la legalización del aborto en Estados Unidos y en el resto del mundo.
Ha sido la base legal y el modelo de jurisprudencia que se ha seguido en Occidente (y más allá) para despenalizar y, luego, legalizar el aborto. Fue un fallo judicial que fundamenta la desconsideración legal y la desprotección del «nasciturus humano» en la actualidad.
Si recordamos, en 1970 las abogadas Linda Coffee y Sarah Weddington presentaron una demanda reclamando el derecho de una joven llamada Norma L. Mc Corvey, que se ocultó bajo el seudónimo de «Jane Roe», para solicitar el «aborto inducido» por un supuesto de violación.
El Fiscal del distrito del Condado de Dallas, Henry Wade, se opuso al aborto de la joven, aunque finalmente el Tribunal falló a favor de «Jane Roe», pero sin establecer cambios en la legislación sobre el aborto inducido de Estados Unidos.
En medio de este proceso «Jane Roe» dio a luz a una preciosa niña que entregó en adopción. Tiempo más tarde, la demandante reconoció que su embarazo no fue fruto de ninguna violación, como había declarado, y que todo fue un montaje orquestado por sus abogadas.
Pero este Caso «410 U.S. 113 (1973)», conocido como «Roe vs. Wade», fue llevado a la Corte Suprema de los Estados Unidos y sentó una jurisprudencia histórica respecto a la despenalización del aborto.
Una manifestación provida en Washington

Una manifestación provida en WashingtonAFP

La sentencia dictaminaba que la mayoría de las leyes contra el aborto en los Estados Unidos violaban el derecho constitucional a «la privacidad» (privacy) que protege la «decimocuarta enmienda» de la Constitución Norteamericana.
Interesante es conocer que ese derecho de privacidad que protege la decimocuarta enmienda supone, en los Estados Unidos, por su misma historia, un espíritu de «conquista del oeste» para que aquellos pioneros que obtenían un territorio en la frontera (privacy) pudiesen protegerse de intrusos y agresores. Por lo que otorga un derecho de vida o muerte sobre la propiedad o privacidad.
Fue curioso que, en aquel Tribunal Supremo de 1973, la progresista majority opinión, redactada por el juez H. A. Blackmun, argumentase bajo esta lógica y de esta forma: «Una ley, o, cualquier otra intervención del estado, que prohíbe a la mujer disponer libremente del nasciturus, constituiría una violación ilícita de su derecho constitucional a la privacidad».
El juez Blackmun añadió: «nosotros sentimos –we feel- que en la decimocuarta enmienda está implícito el derecho de la mujer a decidir por sí misma si debe o no llevar a término el embarazo». Es decir, el derecho de vida o muerte sobre su territorio.
La lógica es la del pionero que debe defender su territorio en la frontera (privacy) de la intrusión de salvajes y forajidos. El «nasciturus» es equiparado al forastero que ocupa lo privado a un propietario legítimo. Es, incluso, la misma lógica que ampara el uso de armas de la polémica «ley del rifle» estadounidense.
Este caso de 1973 marcó un hito y sirvió de paradigma jurídico para los defensores del aborto en todo el mundo. Ya desde 1960 se avanzaba hacia una creciente «desprotección de la vida humana». El Reino Unido aprobó su Ley del Aborto en 1967; Singapur en 1969, la India en 1971 y EE.UU., con esta sentencia, en 1973.
En aquellas décadas el aborto tenía una larga tradición en el mundo «no libre»: el Gobierno soviético fue el primero en legalizarlo en 1920, aunque siguió una política fluctuante. En la Europa de entreguerras ganó mayor apoyo, hecho que aumentó en la década de 1930, durante la Gran Depresión.
Bajo el Telón de Acero, fue la medida más frecuente de control de natalidad en todos los países de la órbita soviética y cuando China introdujo su política del «hijo único y varón», en 1979, su aplicación exigía el acceso al aborto.
Pero en el mundo libre la ola de «desprotección de la vida humana» comenzó fuerte en década de 1970. Las ideas del 68 y el feminismo avanzaron en esta línea. Aun así, el «derecho al aborto» no se mencionó en 1979, en los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, tampoco en los posteriores Objetivos de Desarrollo Sostenible, ni en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, de 1994, en El Cairo.
Pero desde 1994 más de 50 países han ampliado los supuestos legales del aborto. Sólo en cuatro naciones: la República Dominicana, El Salvador, Nicaragua y Polonia han hecho reformas en favor de la protección de la vida humana.
La misma Organización Mundial de la Salud (OMS) ha tendido, cada vez más, al fomento y promoción del aborto. En 2019, la OMS, incluyó «mifepristona y misoprostol» (fármacos abortivos) en su Lista de Medicamentos Esenciales. Ahora, en 2022, la OMS, emitió su declaración muy explícita a favor del donde recomienda a los países despenalizar el aborto y ponerlo a disposición de las embarazadas que lo soliciten.
En España, la inhumanidad legislativa y la desprotección de la vida están a la cabeza, con la la actual reforma de la Ley Orgánica 2/2010. Se permite abortar hasta las 22 semana de gestación, se impiden la reflexión y la atención a las mujeres en ese trance, se permite abortar a menores sin apoyo familiar. La desconsideración hacia el ser humano es enorme en España y se supera las 100.000 muertes por año.

Es el momento de hablar a favor de la vida

Es el momento de hablar a favor de la vida. Es el momento de hablar en nombre de la humanidad. La anulación de «Roe vs. Wade», no solo será un acto de justicia, sino un avance hacia el buen sentido a favor de la vida humana, especialmente cuando es frágil y vulnerable.
Anular «Roe vs. Wade» supera la mentira jurídica bajo la que se ha amparado la tendencia más inhumana de nuestro tiempo: la promoción del aborto.
Comentarios
tracking