12 de agosto de 2022

Dos manifestantes pro vida se abrazan tras conocer la sentencia de la Corte Suprema

Dos manifestantes pro vida se abrazan tras conocer la sentencia de la Corte SupremaAFP

Sentencia histórica

La Corte Suprema tumba el blindaje constitucional al aborto en EE.UU.

El Supremo de Estados Unidos ha anulado el caso Roe vs. Wade al considerar que no existe el derecho constitucional al aborto. Se trata de una decisión histórica que, aunque no revoca esta práctica, elimina su blindaje constitucional y cada estado será libre para legislar como considere.
Según el dictamen, «la Constitución no hace ninguna referencia al aborto y ninguno de sus artículos protege implícitamente este derecho», por lo que el caso Roe vs. Wade «debe ser anulado».
«Es hora de devolver el tema del aborto a los representantes elegidos por el pueblo», añade la sentencia, firmada por el juez Samuel Alito en nombre de la mayoría del Tribunal.
El texto considera además que Roe vs. Wade fue «ofensivamente incorrecto» y que «choca» con la propia Constitución así como el fallo de 1992 Planned Parenthood vs. Casey por «perpetuar» estos errores.

El aborto destruye lo que llaman vida potencial y lo que la ley en cuestión considera como la vida de un ser humano no nacidoSamuel Alito, magistrado de la Corte Suprema

«Lo que distingue claramente el derecho al aborto de los derechos reconocidos en los casos en los que se basan Roe y Casey es algo que ambas decisiones reconocen: el aborto destruye lo que esas decisiones llaman vida potencial y lo que la ley en cuestión en este caso considera como la vida de un ser humano no nacido», añade Alito
Se trata del mismo texto filtrado hace unas semanas por la revista Politico con el borrador de la sentencia, que estaba apoyada por los magistrados Clarence Thomas, Neil M. Gorsuch, Brett M. Kavanaugh y Amy Coney Barrett.
Este magistrado también se refiere a «la disidencia» –parte no incluida en el borrador filtrado por Politico– que, destaca, «es muy sincera en cuanto a que no puede demostrar que un derecho constitucional al aborto tenga algún fundamento, y mucho menos uno profundamente arraigado, en la historia de esta Nación».
«El disidente no identifica ninguna autoridad anterior a Roe que apoye tal derecho: ninguna disposición constitucional o estatuto estatal, ningún precedente judicial federal o estatal, ni siquiera un tratado académico», señala.

Que el disidente no se comprometa con esta tradición es devastador para su posiciónSamuel Alito, magistrado de la Corte Suprema

Por ello, Alito lamenta en una durísima declaración que «no se comprometa con esta larga tradición» es «devastador para su posición».
Esta decisión deja al país muy dividido y varios estados han prohibido ya el aborto haciendo uso de las llamadas leyes «gatillo» preparadas en caso del fallo del Tribunal. Kentucky, Luisiana y Dakota del Sur han sido los primeros en anunciar la prohibición mientras que en Idaho, Tennessee y Texas entrará en vigor dentro de 30 días.

El caso Roe vs. Wade

El aborto ha estado blindado constitucionalmente como derecho en el país desde 1973 tras el caso Roe vs. Wade en el que la Corte Suprema consagraba el «derecho al aborto», una decisión calificada de «atrozmente errónea desde el comienzo» por el juez Alito.
En 1970, Norma McCorvey –conocida en los documentos judiciales como Jane Roe–, una residente en Texas que quería abortar en contra de las leyes del estado, presentó un recurso contra el Código Penal del Estado en un proceso defendido por Henry Wade, fiscal del distrito del condado de Dallas.
Aunque el Tribunal falló a favor de la denunciante, no se pronunció sobre el derecho al aborto, lo que llevó a ambas partes a apelar. Entonces, la Corte Suprema consideró que la ley de Texas era inconstitucional y que el derecho de la mujer estaba garantizado por la decimocuarta enmienda.
El caso Planned Parenthood vs. Casey de 1992 ratificó el blindaje constitucional, pero permitía a los estados regular el proceso, lo que permitió a varios estados aprobar leyes para incluir limitaciones.

«La corte suprema quiere volver al siglo XIX»

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no ha tardado en valorar la decisión de la Corte Suprema, que ha calificado de resultado de una «ideología extremista» que supone «una vuelta al siglo XIX».
Biden ha asegurado que se trata de un «día triste» para el país ya que «la salud y la vida de las mujeres de este país están ahora en peligro».

Temas

Comentarios
tracking