10 de agosto de 2022

Buques de China navegan entre Japón y Taiwán

Buques de China navegan entre Japón y TaiwánTwitter / @TaiwanNews886

días de guerra

Occidente: los flancos abiertos de una guerra anunciada

Si Alemania pasa el invierno sin grandes cortes de energía, podría permanecer en una leve recesión que duraría dos trimestres. ¿Qué ocurrirá en el resto de Europa?

Desde el mar de la China Meridional, un viaje a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, previsto para principios de agosto, ha subido la temperatura en la Casa Blanca. Joe Biden ha dicho que el Pentágono no lo considera una buena idea en este momento.
Fuentes gubernamentales anónimas dijeron a la agencia de noticias AP (Associated Press) que no se podía descartar que China respondiera con vuelos al espacio aéreo taiwanés o con una mayor presencia militar en el Estrecho de Taiwán, otros medios norteamericanos han especulado sobre una zona de exclusión aérea que China podría declarar para evitar la llegada de Pelosi en Taiwán.
La Legión Internacional que lucha en el Ejército ucraniano, solo proporcionó información aislada sobre sus propias pérdidas sin dar más datos sobre la composición de la unidad de voluntarios, que también incluye voluntarios alemanes.
También en la región de Donetsk algunas posiciones de las fuerzas armadas ucranianas, cerca de Saytseve, fueron bombardeadas por la fuerza aérea rusa. Otra noticia aportada por el portavoz del Ministerio, Igor Konashenkov, en Moscú, informa también que en la ciudad de Mykolayiv , en el sur de Ucrania, los ataques con cohetes infligieron grandes pérdidas a una división de artillería.
En total, se dice que las fuerzas rusas atacaron ocho puntos de mando ucranianos en las regiones de Donetsk y Mykolaiv.
Asimismo, Rusia lanzó desde el martes ataques aéreos contra las regiones ucranianas de Odesa y Mykolaiv, en el mar Negro, impactando edificios privados e infraestructura portuaria con misiles lanzados desde bombarderos de largo alcance, según constata el Ejército ucraniano.
En la región de Odesa, varios edificios civiles de localidades costeras fueron alcanzados y se incendiaron, informó el Mando Operativo del Sur en una publicación de Facebook.
También, en la región oriental de Ucrania de Donetsk, las tropas rusas dicen que han tomado el control de la central eléctrica de carbón más grande de Ucrania cerca de Svitlodarsk.
Sin embargo, según otros informes, continuaron los combates alrededor del sitio de la central eléctrica, que se venían produciendo desde finales de mayo. La información no se puede verificar de forma independiente.
Otra noticia candente es que Rusia se retirará de la Estación Espacial Internacional después de 2024 para centrarse en la construcción de su propia base orbital, anunció el nuevo jefe de la agencia espacial del país, en medio de las fuertes tensiones entre Moscú y Occidente por la guerra en Ucrania.
El anuncio, aunque esperado, arroja dudas sobre el futuro de la estación espacial, ya que los expertos afirman que sería extremadamente difícil —quizá una «pesadilla», según una estimación— mantenerla en funcionamiento sin los rusos. La NASA y sus socios esperaban seguir operando hasta 2030.
Más todavía, sube la temperatura la preocupación sobre la seguridad del suministro de gas natural en Europa. Que los precios subiesen a 200 euros por megavatio hora el pasado martes, por primera vez desde principios de marzo, supone una subida de un 13,3. Este es el contrato de futuros TTF (acrónimo de «Title Transfer Facility») para el gas natural holandés, que se considera que marca tendencia en el mercado europeo del gas natural.
El TTF fue fundado en el año 2003 por Gasunie, la compañía holandesa propietaria de la infraestructura para el transporte de gas natural de los Países Bajos y Alemania. El objetivo de Gasunie era establecer un mercado de compraventa de gas al por mayor en euros que facilitase la determinación de precios para esta materia prima en Europa.
Los precios del gas natural en Europa han subido muy significativamente en estos días. La razón fue el anuncio de la compañía rusa de gas natural Gazprom de que reduciría aún más el flujo de gas a través del gasoducto Nord Stream 1 del mar Báltico del 40 al 20 por ciento de su capacidad a partir del miércoles.
Una situación candente que pronostica un futuro frío invierno que, además, afectará duramente a la economía europea, ya que muchos países dependen, guste o no, en gran medida del suministro de gas ruso. El precio ha aumentado alrededor de un 24 por ciento desde el lunes.

Recesión

Por si fuera poco, el presidente del Instituto Alemán de Investigación Económica, Marcel Fratzscher, prevé una recesión hasta bien entrado el próximo 2023 si la crisis energética empeora: «Si los precios de la energía continúan aumentando y no fluye más gas ruso, debemos esperar una recesión profunda y prolongada durante todo 2023».
«Más bien, mi mayor preocupación es que el crecimiento de los salarios es demasiado débil y la demanda de los consumidores está cayendo». Si Alemania pasa el invierno sin grandes cortes de energía, podría permanecer en una leve recesión que duraría dos trimestres. ¿Qué ocurrirá en el resto de Europa?
Comentarios
tracking