10 de agosto de 2022

Un hotel fue destruido por un ataque ruso con misiles en la región de Donetsk

Un hotel fue destruido por un ataque ruso con misiles en la región de DonetskServicios de emergencia ucranianos / AFP

162 días de guerra en Ucrania

Soldados en zonas civiles: un asunto espinoso de la guerra en Ucrania

En la región de Donetsk, al este de Ucrania, los rusos atacan zonas civiles ante la presencia de tropas ucranianas

Los ataques diarios a zonas residenciales en el este de Ucrania plantean interrogantes sobre el despliegue de personal militar en zonas civiles, así como sobre la presencia de informantes entre la población.
La AFP visitó numerosas localidades en la región de Donetsk, que los rusos intentan conquistar, donde se atacan regularmente zonas civiles sin aparente importancia militar.
En Pokrovsk, a 85 kilómetros al sur de Kramatorsk, la principal ciudad de la región controlada por Ucrania, un ataque destruyó o dañó una docena de casas en una sola calle la semana pasada.
Se han producido ataques similares y a menudo mortales en Kostiantynivka, Toretsk e incluso en Kramatorsk, más lejos de la línea del frente.
Para muchos habitantes, se atacan estas zonas porque las tropas ucranianas se desplegaron en casas y escuelas abandonadas. La AFP no pudo verificar de forma independiente estas afirmaciones.
Human Rights Watch ha acusado tanto a las fuerzas rusas como a las ucranianas de poner en peligro a los civiles al establecer posiciones en zonas residenciales.
La ONG nombró cuatro casos en áreas ocupadas por las fuerzas rusas y tres en el lado ucraniano en un informe de este mes.

Las fuerzas rusas y ucranianas deben ambas evitar desplegar sus tropas en zonas pobladasInforme de Human Rights Watch

«Es una guerra. Es imposible evitar la destrucción de infraestructuras o de viviendas», afirmó por su lado el gobernador de la región de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, al ser interrogado por la AFP sobre el asunto.
«Nuestra principal tarea es detener al enemigo y eso puede llevar a la destrucción de infraestructuras. Es imposible luchar en esta guerra de otra manera», agregó Kyrylenko.

Informantes

En Kramatorsk, el tornero jubilado Yevgen, de 70 años, fuma un cigarrillo frente a las ruinas de una escuela, totalmente destruida por un ataque con misiles.
El establecimiento, que en tiempos de paz acogía a 500 niños de entre 7 y 17 años, fue la segunda escuela de la ciudad que quedó reducida a escombros.
Otras siete escuelas de la ciudad han sufrido daños desde el comienzo de la guerra, según Denis Sysoyev, funcionario local encargado de la educación.
La escuela había sido utilizada desde el comienzo de la guerra como depósito de ayuda alimentaria. Según Yevgen «los rusos apuntaban a los soldados ucranianos» cuando destruyeron la escuela.
«No sé si se quedaban dentro de la escuela, pero regularmente los veíamos entrar y salir por aquí», afirmó Yevgen al tiempo que agregó con ironía «por aquí hay mucha gente 'bienintencionada' que quiere ayudar e informar a los rusos».
Natalia, madre de tres niños que iban a esa escuela, afirmó lo mismo. Mencionó un canal de Telegram de residentes locales en el que dice que los comentarios no dejan lugar a dudas sobre «quién es prorruso y quién no».

«Traición»

Cada vez que hay un ataque ruso, se habla del delicado tema de los informantes. «Me pregunto cómo sabe el enemigo las coordenadas de los lugares donde se encuentran los militares», dijo el gobernador Kyrylenko.
«Gran parte de la población sigue siendo leal a los ocupantes y espera el mundo ruso. Saben que es una traición. Se arrepentirán más tarde», añadió Kyrylenko.
Según el alcalde de Kramatorsk, Oleksandr Goncharenko, «el odio está aumentando entre los residentes». «Los que esperan la llegada (de los rusos), a los que sus «salvadores» han prometido montones de oro y libertad de expresión, son idiotas», escribió en Facebook.
«Les ruego que se calmen. Dejen de lado su resentimiento y sus sospechas. Dirijan su ira en otra dirección, contra los que quieren robarles su vida normal y pacífica», exhortó Goncharenko.
Galyna Prychepa, portavoz de los servicios de inteligencia en las regiones de Donetsk y Lugansk, dijo que 37 informantes han sido detenidos en la zona desde que comenzó la invasión rusa el 24 de febrero.

Espionaje y alta traición

Hay problemas similares en el sur de Ucrania, donde el gobernador de la región de Mikolaiv, sometida a constantes bombardeos de las fuerzas rusas, prometió una recompensa de 100 dólares para todos los que ayuden a identificar a los informantes de los rusos.
En su canal de Telegram, Vitali Kim pidió información sobre «quienes revelen a los ocupantes la ubicación de las tropas ucranianas» o pasen las coordenadas de posibles objetivos.
Comentarios
tracking