Fundado en 1910

17 de abril de 2024

Sistema ruso GRAD

Sistema lanza cohetes ruso GRADAFP

224 días de guerra en Ucrania

Un «tren militar nuclear» ruso se dirige a la frontera con Ucrania y pone a la OTAN en alerta

Se trata del segundo indicio sobre un posible gran ensayo nuclear por parte de Rusia después de que se detectara al submarino nuclear Belgorod en aguas del Ártico

Los indicios que apuntan a que el Kremlin está preparando un gran ensayo nuclear como respuesta a los éxitos militares del Ejército ucraniano se acumulan.
Hace unos días trascendió la noticia de que el submarino nuclear ruso Belgorod se estaba moviendo por aguas del Ártico, y los servicios de inteligencia occidentales advirtieron de que podría preparar un ensayo del arma Poseidón bajo el mar de Kara.
Poseidón es un híbrido entre dron submarino y torpedo de 20 metros de longitud con capacidad de portar una ojiva nuclear de 2 megatones.
Según la propaganda rusa, Poseidón podría provocar un tsunami nuclear que arrasaría poblaciones costeras de Estados Unidos o Europa.
Ahora han trascendido imágenes de la llegada a la frontera con Ucrania del llamado «tren militar nuclear» ruso.
Se trata de un convoy con material de la 12ª División militar rusa, la responsable de gestionar, almacenar y transportar la munición nuclear rusa.
Las imágenes difundidas muestran al tren cargado de vehículos militares y contenedores atravesar el centro urbano de una localidad situada en el centro de Rusia.
Tras detectar el movimiento del convoy ferroviario, confirmado por vídeos difundidos en redes sociales, la OTAN emitió una alerta a los miembros de la Alianza sobre la posibilidad de que Rusia efectúe una prueba armamentística que implicaría la explosión de una bomba nuclear cerca de la frontera ucraniana o, incluso, en la Ucrania ocupada por las tropas rusas o en aguas del mar Negro.
Según informa The Times, el tren ha sido localizado en el centro de Rusia y se dirige a la frontera ucraniana.
Una fuente de defensa consultada por el rotativo británico señala que tampoco es descartable un ataque con un arma nuclear táctica, tal vez instalada en un misil Iskander, contra objetivos ucranianos.
Sin embargo, Rusia se enfrentaría a un grave riesgo si lo hace, ya que «podrían fallar y golpear accidentalmente una ciudad rusa cerca de la frontera con Ucrania».
Los movimientos nucleares rusos se producen después de que Vladimir Putin firmara el viernes 30 de septiembre el decreto de anexión de las regiones ucranianas de Lugansk, Donetsk, Zaporiyia y Jersón.
Tanto el presidente ruso como su portavoz, Dimitri Peskov, y su ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, advirtieron que, una vez incorporados esos territorios a la Federación Rusa, cualquier ataque ucraniano sería considerado un ataque contra territorio ruso.
Como consecuencia, el Kremlin podría recurrir a todo su armamento para defender su integridad territorial, incluido el armamento nuclear.
A pesar del alarmismo que han desatado ambos movimientos rusos, el desplazamiento del submarino Bolgorod y el «tren nuclear», es poco probable que Rusia pueda preparar un ataque nuclear en secreto.
Según analistas militares consultados por AFP, Estados Unidos tiene monitorizados todos los almacenes de armamento nuclear ruso y descubriría a tiempo cualquier movimiento ruso dirigido a preparar un lanzamiento nuclear.
El Instituto de Investigación sobre Desarme de la ONU, con sede en Ginebra, tiene localizados 47 instalaciones donde Rusia almacena su armamento nuclear.
Son sitios, recuerda AFP, que están permanentemente vigilados por medio de satélites militares de Estados Unidos y sus aliados.
Las armas que preocupan más son las tácticas, ya que son las que más abundan y las que, con más probabilidad, Rusia tendría capacidad de lanzar.
En ese sentido, el investigador del Instituto de Investigación sobre Desarme, Pavel Podvig, señaló a AFP que Rusia posee unas 2.000 cabezas nucleares tácticas, todas ellas actualmente almacenadas.
«No hay misiles Iskander rodando por ahí con cabezas nucleares. Estas armas están almacenadas», aseguró.
Comentarios
tracking