Fundado en 1910

03 de junio de 2023

Manifestación en Georgia

Manifestación en GeorgiaAFP

Europa

Protestas en Georgia por limitar la independencia de los medios y ONG

La aprobación de la normativa ha provocado una fuerte pelea en el Parlamento georgiano, mientras que en las calles de la capital se han registrado incidentes

La guerra en Ucrania ha despertado los fantasmas de los países que formaron parte de la República Soviética. Moldavia y Georgia temen que los tentáculos de Rusia lleguen hasta ellos. En este último, la tensión llegó a su punto álgido durante la noche del martes, cuando miles de georgianos se manifestaron en contra de la aprobación en primera lectura de una controvertida ley sobre agentes extranjeros.
Este lunes, y durante un bronco debate, el Parlamento de Georgia aprobó lo que se denominó como la «ley de agentes extranjeros». Un proyecto de ley que obliga a que todas las organizaciones que reciban más de un 20 % de sus fondos del exterior tengan que ser registradas como foráneas, y además tendrán que estar supervisadas por el Ministerio de Justicia.
Una normativa similar a la que rige en Rusia desde 2012 y que ha facilitado el control y cierre de muchas organizaciones de derechos humanos. La iniciativa supone, por tanto, que numerosas ONG y medios pasen a formar parte de una lista negra, y se vean obligados a cumplir una serie de estrictos requisitos que, en caso de infringir, tendrán que hacer frente al pago de elevadas multas o, incluso, a penas de hasta cinco años de cárcel.
Esta polémica «ley rusa» provocó una fuerte discusión en el Parlamento georgiano que acabó a tortazos. Los opositores a esta legislación apuntan a Moscú de estar detrás de su aprobación y la tachan de «antidemocrática». La sesión parlamentaria del lunes acabó con varios legisladores enfrentados y con una fuerte pelea entre el líder opositor Giorgi Vashadze y un miembro del partido Fuerza del Pueblo –a favor de la nueva ley–.
Este ambiente de crispación se trasladó a las calles de la capital georgiana, Tíflis. Ayer, miles de personas salieron a protestar contra la «ley de agentes extranjeros». Protestas que acabaron con más de 60 detenidos y fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía. Las autoridades georgianas se valieron de cañones de agua y hasta gases lacrimógenos para intentar dispersar las protestas, según apunta Reuters.
Las imágenes de la manifestación en la capital georgiana se hicieron virales en redes sociales, los opositores a la nueva legislación portaban las banderas de la Unión Europea y criticaban la influencia del Kremlin. Los manifestantes clamaban contra el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y acusaban al partido gobernante, Sueño Georgiano, de estar a las órdenes del mandatario ruso. Los georgianos temen que, con la aprobación de esta nueva ley, se frustre su ambición de entrar a la Unión Europea.
De hecho, Bruselas ha advertido de «graves consecuencias» si Tíflis mantiene su intención de implantar de manera definitiva la ley sobre agentes extranjeros. La UE ha asegurado que la norma es «incompatible» con los valores y normas de la institución y que va «en contra» del objetivo del país de unirse al club comunitario. Pero a pesar de los avisos, la presidenta del Parlamento georgiano, Shalva Papuashvil, anunció que el proyecto se remitirá a la Comisión de Venencia, para su aprobación final.
Comentarios
tracking