Fundado en 1910

28 de mayo de 2024

Un retrato de Alexéi Navalni en un monumento en París, Francia

Un retrato de Alexéi Navalni en un monumento en París, FranciaAFP

Desaparece el cuerpo de Navalni: la familia acusa a Rusia de querer borrar las huellas del crimen

El cadáver del principal adversario de Putin se encuentra en paradero desconocido, su entorno no ha podido ver todavía los restos mortales del opositor y les aseguran que no se encuentra en la morgue

Nada más conocerse la noticia de la muerte del mayor oponente del presidente ruso, Alexéi Navalni, en la cárcel en la que cumplía condena su madre Lyudmila Navalnaya no dudó en emprender el arduo viaje hasta el Círculo Polar Ártico para reclamar el cuerpo de su hijo. La mañana del sábado, Lyudmila se presentó en la inhóspita cárcel de Jarp, una vez aquí, empezó el periplo para saber qué había sido de los restos mortales de su hijo.
La portavoz de Navalni, Kira Yarmish, aseguró que cuando su madre, junto con los abogados, llegó a la morgue local «no se le permitió entrar» es más la tensión llegó hasta el punto de que a uno de los letrados «lo echaron literalmente a empujones». La familia solo quería saber si el cuerpo del opositor se encontraba ahí, pero los funcionarios no quisieron responder, declaró Yarmish.
Medios independientes rusos insisten en que el cadáver de Navalni se encuentra en la morgue de Salejard, la ciudad del ártico más cercana a la cárcel donde murió. El viernes, 16 de febrero, los servicios penitenciarios rusos informaron, en un escueto comunicado, de que el disidente «tras un paseo matutino, empezó a encontrarse mal y colapsó». Desde el Kremlin, donde son incapaces de si quiera pronunciar el nombre de Navalni, han optado por el silencio y relegar las explicaciones a las autoridades carcelarias.
Sin embargo, el protocolo no ha sido el habitual, lo que da cuenta de que el disidente no era un preso cualquier y que, seguramente, su muerte tampoco. El procedimiento habitual, cuando un preso muere, es que sus restos mortales sean trasladados directamente a la Oficina de Medicina Forense de la localidad más cercana, pero en esta ocasión esto no sucedió. Ni siquiera se ha permitido realizar una autopsia. Según apunta el medio independiente Novaya Gazeta Europa, se estaría esperando la llegada de expertos desde Moscú.
Otro medio de información independiente ruso, MediaZona, ha publicado que la noche del 17 de febrero, antes de que la madre del opositor ruso llegara a la morge, una caravana del Servicio Penitenciario Federal se dirigió a Salejard. En uno de estos vehículos habría sido trasladado el cuerpo, ya sin vida de Navalni, a la morgue, donde horas después, los funcionarios negaron que estuviera.
En un primer momento, un funcionario de la penitenciaría IK-3 aseguró a la madre de Navalni que el fallecimiento había sido a cusa del «síndrome de la muerte súbita», una enfermedad que no aparece incluida en los listados forenses. Sin embargo, el Comité de Investigación ruso informó a los abogados del opositor de que «todavía no se ha determinado el motivo de su muerte» y que se estaba realizando «segundo examen histológico». Los resultados, adelantaron, no estarán disponibles hasta la semana que viene.
Esto supone que la familia no podrá acceder al cuerpo de Navalni hasta ese momento. El entorno ha denunciado que esto no se trata más que de una técnica del Kremlin para borrar «las huellas» del crimen. Las informaciones que surgen sobre las circunstancias que rodean a la muerte del mayor opositor de Vladimir Putin son inconexas y contradictorias. Ayer, Novaya Gazeta Europa publicó que el cuerpo de Navalni presentaría diversos hematomas, que podrían ser consecuencia de los intentos de reanimación o por convulsiones.
La mano derecha de Navalni ha recurrido a las redes sociales para denunciar las artimañas del Kremlin, que niega a los familiares ver el cuerpo del opositor o si quiera saber dónde se encuentra. «La causa de la muerte sigue siendo 'indeterminada'. Mienten, intentan ganar tiempo y ni siquiera lo ocultan», ha señalado Yarmish. La portavoz del disidente, además, ha informado de que les han vuelto a dar largas y que los funcionarios les han comunicado que la investigación sobre la muerte de Navalni «se ha prolongado».
La muerte del opositor ruso ha provocado manifestaciones y protestas en Rusia, las cuales han sido, de nuevo, reprimidas violentamente. En tan solo dos días, más de 52 mil personas han enviado peticiones al Comité de Investigación de la Federación Rusa exigiendo que el cuerpo de Navalni sea devuelto a su familia. La viuda del opositor, Yulia Navalnaya, quiso recordar a su marido colgando una fotografía de ambos en redes sociales, junto a un mensaje: «Te quiero».
Comentarios
tracking