Fundado en 1910

18 de abril de 2024

Imagen difundida por la policía de Abdul Shokoor Ezedi escapando del lugar del ataque con el rostro quemado

Imagen difundida por la policía de Abdul Shokoor Ezedi escapando del lugar del ataque con el rostro quemadoAFP

Encuentran en el Támesis el cadáver del hombre que arrojó ácido a la cara de una mujer y sus hijas en Londres

El hombre, un solicitante de asilo afgano, se arrojó a las aguas del Támesis el día de la agresión, el 1 de febrero

La tripulación de una embarcación sobre el Támesis encontró flotando en el río un cuerpo que la policía cree que se corresponde con el cadáver de Abdul Ezedi.
Ezedi, solicitante de asilo afgano y falso converso al cristianismo, se ha convertido en uno de los hombres más buscados del Reino Unido tras arrojar ácido en la cara de una mujer y sus dos hijas en el barrio londinense de Clapham el pasado 1 de febrero.
Como resultado del ataque, la mujer y las dos niñas, sufrirán quemaduras que les cambiarán la vida. Además, la madre podría haber quedado ciega.
El posible cuerpo del atacante –aún falta la confirmación definitiva, aunque la policía tiene fuertes indicios sobre su identidad– apareció este martes en las aguas del Támesis a la altura del embarcadero del Tower Pier, a la altura de la Torre de Londres, tres semanas después del brutal atentado.
Según señala el diario The Times, la Unidad de Policía Marina recuperó el cadáver y lo entregaron a detectives de la Policía Metropolitana, que han procedido a las tareas de identificación del cuerpo.
The Times señaló que la policía había centrado sus pesquisas en el entorno del Támesis después de conocer que Ezedi había saltado al agua desde el Puente de Chelsea cuatro horas después del ataque con ácido.
Asimismo, una primera valoración del estado del cadáver apunta a que el cuerpo llevaba en descomposición en el río desde el día de la agresión.
El avanzado estado de descomposición de los restos ha impedido la identificación por huellas dactilares, y se está trabajando en pruebas de ADN y registros dentales, lo que retrasará la tarea de identificación.
Por el momento, se desconocen las causas de la agresión y el vínculo entre el agresor y la mujer. La víctima ya no está sedada pero aún no ha podido declarar ante la policía.
Comentarios
tracking