Fundado en 1910

20 de abril de 2024

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen

Von der Leyen se viste de César y llama a Europa a prepararse para la guerra si quiere garantizar la paz

La presidenta de la Comisión Europea llamó a los Estados miembro a rearmarse de forma masiva e inmediata ante un posible conflicto con Rusia

Atribuida a Julio César –hoy se sabe que es una cita apócrifa– la vieja máxima latina «si vis pacem, para bellum» (si quieres la paz, prepárate para la guerra) inspiró tras la Segunda Guerra Mundial la política de disuasión occidental frente a las amenazas belicistas de la Unión Soviética.
Esa estrategia disuasoria impulsó una carrera armamentística, particularmente en el ámbito de la disuasión nuclear, que se frenó tras el fin de la Guerra Fría.
La caída de la URSS alejó la amenaza y relajó la tensión militar, principalmente en Europa. Los países europeos redujeron sus presupuestos militares y los aumentaron exponencialmente en políticas sociales.

Puede que la amenaza de guerra no sea inminente, pero no es imposibleÚrsula von der LeyenPresidenta de la Comisión Europea

Algunos países llegaron a desmantelar en su práctica totalidad sus Ejércitos, o sustituyeron el volumen de tropas por desarrollo tecnológico.
La actual guerra de Ucrania, con una Federación Rusa que se ha erigido como un monstruo voraz y violento que poco tiene que envidiar a la vieja URSS, ha devuelto a la actualidad aquella frase latina.
«No se deben exagerar los riesgos de guerra, pero sí debemos prepararnos para ella». No son palabras de César, son de Úrsula von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea, y las pronunció ayer en la Eurocámara.
Esa frase marca un punto de inflexión. Espoleada por la agresión rusa que no parece querer detenerse en Ucrania, y ante la perspectiva del regreso de Donald Trump a la Casa Blanca y sus amenazas de dejar tirados a sus aliados europeos en caso de conflicto con Moscú, ha llevado a Europa a tratar de corregir el rumbo de las últimas décadas.
La tarea no será rápida, tampoco se espera un ataque ruso al territorio de la Unión Europea a corto plazo. El objetivo es que en cinco años los países europeos recuperen el terreno perdido y se doten de Ejércitos poderosos capaces de disuadir a Rusia sin necesidad de recurrir al cada vez menos fiable escudo de seguridad proporcionado por Estados Unidos.
«Tenemos que actuar rápido. Puede que la amenaza de guerra no sea inminente, pero no es imposible», dijo la mandataria europea en un discurso con ecos churchilianos.
La jornada en el Parlamento Europeo era de especial notoriedad. La eurocámara daba luz verde definitiva al paquete de ayuda de 50.000 millones de euros a Ucrania acordado por los Estados en el Consejo Europeo.
La ayuda se destinará, principalmente, a apagar los fuegos financieros del Estado ucraniano. La ayuda militar seguirá llegando a cuentagotas mientras Estados Unidos no desbloquee su paquete de ayuda por valor de 61.000 millones de dólares –este sí, esencialmente destinada a la adquisición de armamento– bloqueado por los republicanos en la Cámara de Representantes.
Mientras tanto, Europa trata de encontrar soluciones de urgencia que hagan fluir de nuevo municiones a las fuerzas ucranianas de forma masiva antes del verano próximo.
En ese sentido, Von der Leyen propuso ante el Parlamento Europeo dedicar los beneficios extraordinarios generados por los activos rusos congelados por la invasión ucraniana para comprar armas y municiones para Kiev.
También reclamó al Banco Europeo de Inversiones un aumento de la inversión en la industria militar europea para producir armas para Ucrania.
En ese sentido, pidió al Banco Europeo de Inversiones que financia un proyecto de desarrollo y fabricación conjunta de armamento.
«En el actual contexto geopolítico, Europa debe asumir una mayor responsabilidad en su propia seguridad con independencia del resultado electoral de nuestros aliados cada cuatro años», en referencia a una posible victoria de Trump que retire a Estados Unidos de sus compromisos de seguridad con Europa.
En definitiva, como insistió Von der Leyen, garantizar la paz implica «la necesidad urgente de reconstruir, reponer y modernizar los Ejércitos de los Estados de la Unión Europea».
Comentarios
tracking