Fundado en 1910

21 de mayo de 2024

Kosovo reclama el pleno reconocimiento de su independencia

Kosovo reclama el pleno reconocimiento de su independenciaAFP

El Consejo de Europa se dispone a admitir a Kosovo como miembro con la oposición de PSOE, PP y Vox

La admisión de Kosovo en el organismo paneuropeo es una vieja demanda de los partidos independentistas catalán y vasco, que ven en Kosovo un modelo para acceder a la independencia

El Consejo de Europa, organización supranacional de la que forman parte 46 países europeos y del Cáucaso (incluida Serbia, Ucrania o Turquía), recomendó en su Asamblea que se admita a Kosovo como Estado miembro de pleno derecho.
Sin embargo, la medida contó con los votos en contra de los representantes españoles del PSOE, PP y Vox.
Kosovo se independizó en 2008 con el apoyo de las fuerzas de la OTAN desplegadas en el territorio y el reconocimiento inmediato de Estados Unidos y la mayor parte de países de la Unión Europea.
Rusia y Serbia fueron los países que más firmemente se opusieron a la independencia con el argumento de que violaba la soberanía e integridad territorial de Serbia, principio recogido en la Carta de las Naciones Unidas.
Desde entonces, Rusia ha empleado la independencia de Kosovo para justificar sus ocupaciones y anexiones en Georgia (2008) y Ucrania (2014-2024).
Pero Rusia no es la única que ha cogido la independencia unilateral de Kosovo como modelo y justificación de sus abusos e injusticias.
La Asamblea del Consejo de Europa dio el visto bueno a la solicitud de reconocimiento con 131 votos y 29 en contra, así como 11 abstenciones.
La postura de los cuatro representantes del PSOE, los tres del PP y el de Vox se justifican por el consenso político alcanzado en España que defiende que la independencia de Kosovo va contra el derecho internacional.
Una vez aprobada la propuesta, será el Comité de Ministros la que decida en la capital de Islandia en mayo si da luz verde a la adhesión de Kosovo.
Con todo, es poco probable que la iniciativa fracase, sobre todo después de la salida de Rusia de la institución por la invasión de Ucrania en febrero de 2022.
Serbia, que ha amenazado con abandonar el organismo si se acepta a Kosovo, anunció esta semana la celebración de un gran ejercicio militar en la frontera con Kosovo.
«Vamos a mostrar que nuestro país no es un saco para golpear y que nadie nos va a humillar», declaró Milos Vucevic, ministro de Defensa.
Pese a la posición tradicional de España en este asunto, lo cierto es que nuestro país está dando importantes pasos hacia las plenas relaciones con Kosovo, lo que deja el no reconocimiento en una postura más simbólica que efectiva.
En ese sentido, desde el pasado enero España ha admitido el pasaporte kosovar, una vieja demanda de los socios independentistas del gobierno de Sánchez. Su objetivo es simple: forzar al gobierno español al pleno reconocimiento de Kosovo para dejar al Estado sin argumentos para no facilitar la independencia de Cataluña y País Vasco.
Comentarios
tracking