Fundado en 1910

13 de junio de 2024

Un guardia armado en la frontera entre Kosovo y Serbia

Un guardia armado en la frontera entre Kosovo y SerbiaZUMA vía Europa Press

Sánchez se pliega otra vez al independentismo al aceptar el pasaporte de Kosovo, modelo para ERC y el PNV

Hace ocho meses, Albares advirtió que continuarían pidiendo visado

El pasado mes de abril el Parlamento Europeo aprobaba eliminar la necesidad de un visado para que los ciudadanos de Kosovo entraran en el Espacio Schengen, que abarca principalmente a la Unión Europea. Al fin y al cabo, la mayoría de los países Schengen reconocen la independencia de este pequeño territorio que proclamó unilateralmente su independencia de Serbia en el año 2008.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, afirmó entonces que España continuaría sin admitir los pasaportes de Kosovo, «igual que se ha venido aplicando hasta ahora consistentemente», afirmó.

Sin embargo, desde este 1 de enero, España, igual que el resto de los países Schengen, ya admiten los pasaportes kosovares y no es necesario un visado. De esta forma, se da el primer paso para el reconocimiento de esta pequeña república que es reconocida solo por 111 de los 193 países del mundo.

La excusa para aceptar ahora los pasaportes kosovares, que hace ocho meses no servía, es que «sin esa modificación los titulares de esos pasaportes hubieran tenido problemas para visitar legalmente los estados no reconocedores».

Lo cierto es que lo único que ha cambiado desde el mes de abril a ahora es la dependencia absoluta que tiene Pedro Sánchez de los nacionalistas e independentistas. Y el reconocimiento de Kosovo ha sido siempre una reclamación de vascos y catalanes que ven este la declaración unilateral de independencia un modelo a seguir aunque poco tenga que ver Kosovo con el País Vasco ni con Cataluña.

Un modelo para PNV y ERC

Ya el PNV expresó en julio de 2010, tras una resolución del Tribunal de la Haya que decía que la Declaración de Independencia no había violado el derecho internacional, que «La independencia de Kosovo es un ejercicio de sentido común, un triunfo de la libertad y la democracia», y animaba «a todos los países que todavía no han reconocido la independencia de Kosovo, como el Estado español, a que lo hagan y que lo observen como un signo de normalidad en un contexto mundial que avanza inexorablemente hacia el respeto a la libre determinación de los pueblos». Si se cambia el término Kosovo por País Vasco o Euskalherria, se cumpliría el anhelo siempre soñado por los de Sabino Arana.

También para los catalanes, Kosovo es un modelo a seguir y el mismo día que La Haya «legalizó» la independencia de Kosovo, Esquerra Republicana (ERC) corría a registrar un Proposición No de Ley en el Congreso en el que instaba al Gobierno a reconocer a Kosovo. La PNL no salió adelante porque en aquel año 2010 Zapatero no necesitaba los votos independentistas.

Comentarios
tracking