17 de agosto de 2022

Emilio Ontiveros

Emilio Ontiveros (1948-2022)

Profesor, maestro y amigo

Queda su trabajo, que será leído por estudiantes y economistas durante años, su aportación al progreso de España y, sobre todo, su recuerdo

Emilio Ontiveros icono
Nació en Ciudad Real el 9 de julio de 1948 y falleció en Madrid el 1 de agosto de 2022

Emilio Ontiveros Baeza

El legado que deja Emilio Ontiveros en AFI es enorme. Sus socios y colaboradores mantendrán un proyecto que ha sido y sigue siendo un referente para todos en España.

Nos deja Emilio Ontiveros, pero su legado es impresionante. Es, sin duda, uno de los economistas más importantes de nuestro país y del mundo. Su prestigio internacional está fuera de toda duda y he sido testigo de ello, ya que muchos economistas norteamericanos y británicos han citado su obra Global Turning points (escrita con Mauro Guillén, Cambridge University Press, 2012) como un documento esencial sobre los retos de las empresas y la economía global tras la crisis de 2008.
Su legado es también el increíble trabajo que hizo en AFI (Asesores Financieros Internacionales) y el excelente equipo humano y de talento que reunió alrededor de ese proyecto que yo conocí cuando era un despacho cerca de Las Cortes hasta ser un centro de análisis, investigación y docencia de reconocimiento nacional y global.
El legado que deja Emilio Ontiveros en AFI es enorme. Sus socios y colaboradores mantendrán un proyecto que ha sido y sigue siendo un referente para todos en España. Una casa que siempre ha tenido las puertas abiertas a la investigación y que ha apoyado a innumerables empresas en su proceso de crecimiento y expansión internacional. AFI es mucho más que Emilio, pero su impronta es indeleble. Un equipo que combina la calidad humana y excelencia profesional en su inmensa mayoría.
A través de Emilio conocí a su socio y amigo común David Cano, que sigue siendo una persona clave a seguir para entender lo que ocurre en los mercados. Hemos tenido muchas oportunidades de colaborar y nos une el dolor ante la pérdida de alguien que ha sido mucho más que un amigo y colaborador. Alguien de la familia.
Emilio era un gran economista y un excelente divulgador. Siempre con una sonrisa y una palabra amable, sobre todo era una gran persona. Nuestra amistad se remonta a más de 32 años en los que escribimos un libro junto a Juan Torres, participamos en muchos eventos y colaboramos en distintos proyectos. Le echaré muchísimo de menos porque para mí fue un maestro, un mentor y un amigo.
Conocí a Emilio cuando era estudiante en cuarto de carrera. Era uno de esos profesores que te hace estar orgulloso de estudiar y que te anima a crecer como persona y como profesional. Todos los que hemos tenido relación con él, sabemos que siempre tenía un rato para charlar, orientarnos y darnos sus valiosos consejos.
En la Universidad Autónoma de Madrid era un profesor querido, respetado y admirado. En el mundo financiero y AFI era un profesional de obligada consulta y cuya opinión era siempre esencial. En el ámbito personal, un gran amigo y una persona que siempre se desvivía por los demás.
Recuerdo cuando se repetía su nombre como posible ministro de Economía. España se habría beneficiado enormemente de su talento y capacidad de diálogo si hubiera sido parte del gobierno. Sin embargo, su compromiso con España y el sector productivo del país se mantuvo inquebrantable y su aportación se hace hoy más evidente que nunca cuando miramos a los centenares de casos de empresas a las que ayudó a navegar tiempos difíciles y crecer a pesar de los retos globales.
Para mí fue más que un profesor, director y referente económico y financiero. Fue un mentor. Nuestras últimas conversaciones fueron hace un mes cuando luchaba contra su enfermedad y nunca le faltó la fortaleza, el ánimo y el buen humor. «El ruido pasa, un enorme abrazo» me dijo la última vez que hablamos tras un episodio ridículo en el que nos intentaron enfrentar con calumnias. Y, como siempre, quedaron sus palabras de apoyo y cariño. Un caballero. Un privilegio haberle tenido como amigo durante más de tres décadas.
Se va Emilio, pero queda su trabajo, que será leído por estudiantes y economistas durante años, su aportación al progreso de España y, sobre todo, su recuerdo. Era un hombre maravilloso, generoso y brillante. No te olvidaremos, Emilio.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking