30 de enero de 2023

paul johnson

Paul JohnsonWikimedia

Paul Johnson (1928-2023)

El pensador del conservadurismo más genuino

Empezó en una izquierda cuyos postulados combatió posteriormente sin tregua

paul johnson icono
Nació el 2 de noviembre de 1928 en Mánchester (Reino Unido) y falleció el 12 de enero de 2023

Paul Johnson

Paul Beade Johnson nació el 2 de noviembre de 1928 en Manchester y falleció el 12 de enero de 2023. Educado en un ambiente intelectual y artístico, alumno de Stonyhurst, uno de los viveros de las élites católicas británicas, y licenciado en Historia por Oxford, comenzó su trayectoria periodística en una revista francesa antes de incorporarse a 'The New Statesman', que dirigió durante más de una década. Desde los ochenta publicó sus columnas en 'The Daily Telegraph' y 'The Spectator'. Fue autor de una cincuentena de libros y estaba en posesión de la Encomienda de la Orden del Imperio Británico y de la norteamericana Medalla de la Libertad, cuyas insignias le impuso el presidente George W. Bush.

Paul Johnson era, hasta mediados de los setenta, un laborista acérrimo que proyectaba su apasionado pensamiento en las páginas de The New Statesman, una de las publicaciones de referencia de la progresía británica que, bajo su dirección, alcanzó su mayor cuota de influencia y de ventas, con tiradas semanales –que se agotaban rápidamente– de hasta 100.000 ejemplares. Cifras impresionantes para una cabecera genuinamente intelectual. Una dinámica que se podía haber prolongado durante años.
Mas en un artículo de 1975, en pleno segundo mandato de Harold Wilson en Downing Street y cuando la economía británica ya ofrecía señales de agotamiento, Johnson tildó a los entonces todopoderosos sindicatos de «delincuentes que exprimen el dinero de la comunidad nacional». Toda una «blasfemia» para sus lectores. La puntilla se produjo dos años después, con país al borde del colapso y con unos sindicatos practicando la violencia en los piquetes de huelga. Era más de lo que Johnson podía soportar: abandonó la izquierda para siempre.
Y lo hizo para convertirse en uno de los pensadores más influyentes del conservadurismo contemporáneo, en el Reino Unido y en el resto de Occidente. Desde The Daily Telegraph y The Spectator –28 años de una inolvidable columna titulada And another thing…– mientras susurraba al oído de Margaret Thatcher, que le convirtió en uno de sus confidentes y en uno de los gurús de los tories, sin ocupar jamás cargo oficial alguno. El poder directo no iba con él. Su cometido consistía en irradiar de ideas a los encargados de ejercerlo y todos aquellas personas determinadas en no vivir al dictado del rodillo moral y cultural de la izquierda.
Johnson supo captar antes que muchos los peligros que acechaban a la civilización contemporánea, empezando por los estragos de un relativismo moral que denunciaba incansablemente; o por su anticomunismo sin concesiones, al tiempo que intentaba convencer, con notable éxito la mayoría de las veces, de las virtudes del capitalismo liberal. Todas sus iniciativas tenían como telón de fondo una fe católica públicamente reivindicada –fue bautizado en ella al nacer– y que se fortaleció irremisiblemente con el paso del tiempo.
Aunque también se vio atrapado en un corto pero intenso berenjenal mediático, víctima del despecho de una antigua amante, empeñada en revelar la contradicción entre el discurso de Johnson y sus actos. La respuesta del aludido zanjó el caso: «¡Claro que soy pecador, por eso voy a misa!», dijo quien empezaba sus jornadas besando los pies de una talla de Jesucristo.
Otra de las características de Johnson era su capacidad para combinar el pensamiento abstracto con autoría de libros sobre aspectos concretos de la Historia. El balance final sería una cincuentena de ensayos publicados de temática muy variopinta, que abarcaba desde los castillos británicos y las catedrales hasta el enfrentamiento civil en la Irlanda de los setenta, pasando por el Papa Juan Pablo II. La mayoría son libros divulgativos, si bien hay algunos minuciosamente investigados y de indiscutible valor historiográfico. Los más difundidos entre el público no angloparlante son Historia de la Cristiandad y Tiempos modernos, un excepcional repaso al siglo XX.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking