30 de enero de 2023

Cardenal George Pell

Cardenal George PellACI

Cardenal George Pell (1941-2023)

El honor recobrado de un inocente

Un fallo absolutorio del Tribunal Supremo de Australia en un caso de abusos sexuales puso fin a una cacería mediática de dimensiones planetarias

Cardenal George Pell icono
Nació el 8 de junio de 1941 en Ballarat (Australia) y falleció el 10 de enero de 2023 en Roma (Italia)

Cardenal George Pell

Formado en la Oxford y en la Pontificia Universidad Urbaniana, fue ordenado sacerdote en 1966, consagrado obispo en 1987 y elevado a la dignidad cardenalicia en 2003. Arzobispo de Melbourne entre 1996 y 2001, y de Sydney entre 2001 y 2014, ese año fue nombrado Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede, cargo que ocupó hasta 2019.

La fallida recuperación de una operación de cadera realizada en Roma, adonde había acudido para presenciar los funerales de Benedicto XVI, ha sido el motivo de la muerte del Cardenal George Pell, ex arzobispo de Melbourne y Sídney y antiguo Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede. La figura del purpurado fue especialmente controvertida debido a una condena por abusos sexuales emitida por un jurado en 2018, y posteriormente revocada, en 2020, por el Tribunal Supremo de Australia en 2020 ante la insuficiencia de pruebas. Los hechos se habrían producido en Melbourne, ciudad de la que era arzobispo, a mediados de los noventa.
Los casi dos años que pasó Pell entre barrotes fueron, hasta su absolución definitiva, uno de los mayores escarnios padecidos por la Iglesia católica en materia de abusos sexuales. La cacería mediática contra el cardenal australiano alcanzó proporciones desmesuradas a nivel planetario. Por supuesto, cuando la justicia restableció definitivamente su buen nombre, la intensidad mediática para destacar la noticia fue mucho menor.
Sin embargo, el Cardenal siempre contó con la confianza de un Papa Francisco que nunca se creyó del todo las acusaciones vertidas en su contra: baste decir que nunca le obligó a dimitir de su estratégico cargo en la Curia en la primera etapa de la cacería mediática. Fue el propio Pell el que decidió dejar Roma para defenderse en Australia.
Esa buena disposición del Santo Padre no ha sido óbice para que el antiguo Prefecto de la Secretaría de Economía –cargo desde el que intentó poner orden en las cuentas vaticanas, granjeándose numerosas enemistades– redactase en fechas recientes un severo informe sobre lo que tenía por derivas –teológicas y pastorales– del actual pontificado.
El escrito se divide en dos partes –«El Vaticano hoy» y «El próximo cónclave»–, fue publicado en el blog del vaticanista crítico Sandro Magister, y enumera una serie de puntos que abarcan desde la «debilitada» predicación del Evangelio por parte de Francisco hasta la precariedad de las finanzas de la Santa Sede y la «falta de respeto por la ley» en la ciudad-Estado, incluyendo el juicio por corrupción financiera en curso. Según Pell, la lealtad hacia el Pontífice no era incompatible con una opinión sincera y correctamente formulada.
Una claridad que se entiende por el carácter de Pell, hombre de estilo directo, y por sus posiciones inequívocamente conservadoras tanto en lo tocante a la organización interna de la Iglesia católica como en los grandes debates sociales y antropológicos contemporáneos. Estas convicciones las forjó gracias a su madre, católica devota –el padre era un anglicano indiferente a la religión– y, tras recibir una sólida formación en Oxford y en la Pontificia Universidad Urbaniana, escalar uno a uno los peldaños de la jerarquía eclesial.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking