Fundado en 1910

24 de julio de 2024

Curro Fernández

Curro FernándezAdam Newby

Curro Fernández (1941-2024)

Uno de los mejores cantaores para el baile

Cantando desde atrás hizo historia en el mundo del flamenco e inició una saga de artistas que, cada uno en su palo, siguió sus pasos

Curro Fernandez

Curro Fernández

Francisco Fernández Ríos nació en Sevilla el 15 de diciembre de 1941 y murió en Sevilla el 14 de junio de 2024

Fue cantaor, bailaor y artista flamenco.

Sin ser una gran figura, Curro Fernández contó con todo el respeto del mundo del flamenco durante más de cincuenta años y se convirtió en el patriarca de una familia entera de artistas.

Nacido en el sevillano barrio de Triana en 1941 en el corazón de una familia gitana, desde muy niño, Curro Fernández apunta maneras cuando se muda al barrio de Camas y empieza a beber de toda clase de influencias flamencas. Aunque sueña con ser futbolista y sus amigos le llaman Ben Barek (primer jugador negro del Atlético de Madrid) por su tez oscura y su pelo rizado, el amor que le inculca su padre por el mundo del cante acaba pudiendo con él. A los 17 años se une a los Coros y Danzas de Educación y Descanso como bailaor y empieza a recorrer toda España. Pero cuando el cantaor enferma, él se arranca empujado por sus compañeros dando así un giro a su vida profesional.

En 1967 gana el Concurso de Cante Jondo de Mairena del Alcor que lleva a Antonio de Mairena a elegirle como su sustituto en los viajes que hacía la Tertulia Flamenca de Radio Sevilla para interpretar la Misa Flamenca. En 1969, se une al elenco de La Contrahecha y, durante un viaje a México, empieza a cantar detrás de las bailaoras a las que acompaña con un dominio asombroso del compás y un timbre dulce. En la década de los 70 le empiezan a solicitar para que le canten desde atrás los grandes bailaores del momento como José de la Vega, Fernanda Romero, La Contrahecha o Manuel Corrales, El Mimbre. Desde muy joven, Curro manifiesta gran facilidad y arte para adaptarse a cada bailaor: a Manuela Carrasco, con soleás, a Trini España, con seguiriyas, a Matilde Coral, con alegrías y a Manuela Vargas, con peteneras.

Durante los siguientes veinte años, Fernández se va uniendo a las más importantes compañías de la época y, a partir de los años 90, acompaña a artistas más jóvenes como Carmen Ledesma, Farruquito, Juana Amaya o Concha Vargas.

Casado con la también cantaora lebrijana Pepa Vargas, fallecida en 2022, el matrimonio tuvo tres hijos dedicados que acabarían dedicándose también al flamenco: la cantaora Esperanza Fernández, el guitarrista Paco Fernández y el bailaor Joselito Fernández. No en vano, un problema en la voz de Curro durante la década de los 80 le empujó a bajar el ritmo y hacer cuadro con su mujer y sus hijos con lo que lograron un enorme éxito bajo el nombre de Familia Fernández.

A lo largo de su carrera grabó varios discos de estudio de entre los que destaca «Curro Fernández le canta al baile» que publicó en 2003 dedicado al baile de las principales figuras con las que cantó a lo largo de carrera, muchos de los cuales le acompañaron en la grabación con sus pies y jaleos.

En los últimos años impartió enseñanzas de su cante en el Centro de Arte y Flamenco de Sevilla y en 2014, el Auditorio Fibes de su ciudad natal le rindió un importante homenaje con motivo de sus 50 años dedicado al flamenco en el que se juntó la flor y nata del gremio.

Comentarios

Más de Obituarios

tracking